viernes, 23 de diciembre de 2011

Mi bebida favorita

Finalista noviembre en La Microbiblioteca




He comenzado a guardar mis libros en el frigorífico, junto a la leche y los huevos, productos de primera necesidad. Siempre están bien conservados y listos para consumir, con sus cubiertas brillantes, sus páginas tiesas, sus letras más frescas que una lechuga. Me gusta leer antes de dormir porque me ayuda a deshacerme del salitre del día, así que, abro mi nevera, escojo un libro especialmente interesante, lo meto en la licuadora, añado un poco de zumo, y, listo. Siempre tengo especial cuidado de elegir poesía, novelas de amor o ciencia ficción, ya que, he notado, que los libros de terror me dan una resaca del demonio y el drama me produce fiebre de congoja. Tampoco recomiendo el teatro. Anoche leí una obra y he soñado que era una marioneta que actuaba en un escenario de cartón, manejada por una mano invisible y siniestra. Cuando he despertado, no he podido encontrar por ninguna parte a mi mujer y mis zapatos estaban llenos de tierra.


La Microbiblioteca acaba de publicar los textos finalistas del mes de noviembre en la categoría de castellano de su Concurso de Microrrelatos. "Mi bebida favorita" está junto a estos tres excelentes micros:

"El juego de la luz", de Miguel Ángel Flores.
"De regreso", de David Moreno No Comments.
"Espejuelos", de Alberto Corujo Odys.

Para leerlos pinchad AQUI.

jueves, 22 de diciembre de 2011

El rito de Pascuas

2º puesto en "Antifiestas Navideñas" de Internacional Microcuentista


La familia sigue la tradición todos los años. En la víspera, esperan a que oscurezca y se dirigen al bosque alumbrados con faroles de colores confeccionados especialmente para la ocasión. Los niños llevan guirnaldas al cuello. Eligen el árbol adecuado y el padre lo tala con vigorosos hachazos mientras la madre y los hijos recitan unas plegarias. Vuelven a casa cantando, felices, con el corazón festivo. Entre todos confeccionan una rudimentaria cruz invertida y empalan al forastero que atraparon a las afueras del pueblo. Cuando cesan los gritos, dan gracias por los dones recibidos.




miércoles, 21 de diciembre de 2011

Procreación

A partir de ilustración de Sara Lew




Dibujé un gato de corazón generoso. No sabe negar su amor a ninguna gata del barrio. Sale por las noches y reparte sus favores con equidad: hoy a la gata persa de Maruja, mañana a la de angora del señor Martínez, pasado mañana, a la gata asilvestrada del callejón. Vuelve por las mañanas, con los ojos heridos de amor y el pelaje desgreñado. Luego duerme todo el día para que se recupere su corazón de papel, agotado de pasión ilustrada. Yo lo miro con cariño maternal y le acaricio el lomo dibujado a carboncillo mientras pienso en una solución urgente a sus desmanes de trasnochador enamorado. La situación se ha vuelto insostenible: cientos de gatitos maulladores y revoltosos han llenado por completo mis cartulinas y yo no puedo negarles acuarelas, ovillos y cuidados de abuela.



Micro a partir de ilustración de Sara Lew Microrrelatos ilustrados. Sara regala ilustraciones para micros en su Blog. El de esta semana, un gato precioso a mi entender, me ha inspirado "Procreación". Espero que os guste.

¡Gracias Sara!

martes, 20 de diciembre de 2011

Evolución

Finalista Noviembre Microrrelatos sobre Abogados


Hace algunos años vi en la televisión la noticia de que un chimpancé se había licenciado en derecho con el apoyo de un profesor doctorado en zoología. El mono vestía con traje y corbata, y utilizaba un ordenador con pantalla táctil para comunicarse. Empezó trabajando en un pequeño bufete y se encargó de los casos de maltrato y explotación animal. Incluso llegó a juez. Cuál fue mi sorpresa cuando hace unos días fui a renovar el DNI a Comisaría y vi su cara peluda en un cartel de los más buscados. Me enteré de que lo habían detenido y lo habían acusado de prevaricación por aceptar sobornos de perros actores, leones de circo y gatos del hampa. Había acumulado en un almacén del puerto tres toneladas de plátanos. Ante la sentencia de 4 años de prisión y 7 de inhabilitación, solo pudo responder en su pantalla: — soy humano.


Las palabras de noviembre eran: táctil, profesor, cartel, explotación, sentencia

Micro finalista de Noviembre en el IV Concurso de Microrrelatos sobre Abogados. Allí está acompañado por microrrelatos de Montse Aguilera, Esperanza Temprano y Puck.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Mar de olivos

Cabopá, te regalo mi mar





Vivo junto a un mar de olivos. Su orilla es de tierra parda desmenuzada por pisadas y quillas de azadones. Las olas de hojarascas plateadas bañan suavemente el litoral de  pueblos blancos, a veces azules, a veces negros. Halcones planean sobre sus crestas centenarias y pescan liebres que nadan entre algas de jaramagos. En el horizonte asoman torres antiguas, como faros vigías, pobladas de fantasmas de guerreros íberos. Son los restos de batallas de piratas sin barcos, ruinas de sus luchas fronterizas por los mares prósperos de aceite y de sol. Quien se acerca a ellas, hipnotizado por su canto de leyenda, ya no vuelve, se queda prisionero en la piedra. Cuando la marejada mueve las copas de los olivos al compás de su ritmo enfurecido, la ropa tendida en las azoteas se impregna de salitre dulzón, y, cuando se cuelga en los armarios, su olor nos recuerda de dónde venimos, o puede que, a dónde vamos. Los mascarones de proa son de madera fuerte, tenaz, retorcida, y rompen las aguas de arroyos como heridas en la tierra seca. En este mar los pescadores recogen sus redes llenas de aceitunas y su sudor también es salado,  sus arrugas profundas como surcos. El aceite suaviza las quemaduras del sol, cura el alma, alimenta el cuerpo, mece nuestros sueños. Pequeñas islas emergen del agua, son campos de trigo, o de girasol, remansos donde atracar y refugiarse de la crueldad del  mar embravecido. Mi corazón también es de aceite, resbala en la duda, en la división de dos pasiones, y no sé, al final, si mi carne será comida para sirenas o abono de nudosas raíces de olivo. No sé. Quizás, sea lo mismo.




Fotos tomadas de la red

lunes, 12 de diciembre de 2011

Finalista en Pompas de Papel



Pompas de papel ha colgado de su perfil de Facebook, en el apartado Notas, los 50 textos finalistas para Votar el Primer Premio del Certamen "La cita que será célebre" que convocó el 7de noviembre.

Entre los 50 hay dos citas mías que han quedado finalistas. Si os gustan podéis votarlas con un "Me gusta" hasta el 26 de Diciembre. No llevan mi nombre sólo un número identificativo.

ID 7691 "La verdad es siempre deseada pero nunca bienvenida".
ID 7519 "El hombre quiere hacer posible la vida en el espacio y hacer imposible la vida en la tierra".

Os dejo el enlace por si queréis votar.
AQUI

sábado, 10 de diciembre de 2011

Mal de altura


El Microrrelatista ha publicado un microrrelato mío hoy en su página acompañado de una magnífica ilustración de Chagall.

Gracias Torcuato.

Os lo recomiendo, por aquello de salir del blanco.

Se llama "Mal de altura".

viernes, 9 de diciembre de 2011

El faro

Gracias Cabopá


Diciembre es para mí navegar en el mar de los naufragios.

Cabopá me ha regalado un Faro para que encuentre la luz entre las tinieblas pobladas de mentiras de espumillón y demonios de descolorido rojo.





Maremotos ya tiene Faro.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Estoy absolutamente en blanco...

Recurriendo a Twitter


Desde que desapareció Jorge, mis padres se esmeraron tanto en quererme como yo en no preguntar ¿acaso soy el guardián de mi hermano?.

Siempre me gustó la cocina. Mi especialidad es la carne. Esta noche he invitado a cenar a Marlene. Le haré una buena salsa.

Siempre fue un virtuoso de la mentira. Lo hacía tan bien que él mismo nunca sospechó que jamás la había querido.

El hombre es un simio y, como tal, imita el comportamiento de un hombre.

La vida son cuatro vinos. Saboréalos despacio.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Conociéndote

Gracias Esperanza


La Cofradía del Cuento Corto Triple C propuso escribir una biografía literaria sobre sus miembros, una especie de amigo invisible. Así quedó la cosa en mi caso.


Así me ve Esperanza Quisiera contarte

Conociendo a Mar Horno

Entre olas y mareas,  escribe un microrrelato  y ya nada vuelve a ser igual, el mar se postra a sus pies y la tierra cruje de envidia.  Neptuno celoso escupe  remolinos que engullan sus palabras pero se queda prendado en el intento y las lee una y otra vez hasta que se hunde en las profundidades abrazado a sus historias.
 Navega con un cofre lleno de sueños y con un saco cargado de premios. A los primeros los mima, los retrata y los viste de magia;  a los segundos les dedica instantes de alegría y luego los olvida en la estantería.
 ¿Será una sirena vestida de escritora?,  ¿una ninfa literaria?. No, es la espuma del mar esperando ser contada.


Y así veo yo a Leo Mercado Viento Norte

Conociendo a Leo Mercado o la poesía ungüento

Es curiosa la soledad cuando sopla el viento norte. Se solaza en sí misma y se place en tardes de poemas y huesos. Entonces las palabras fluyen en papelitos o postales mientras un ulular violento en la ventana nos recuerda que afuera arde el mundo. Que arda. La casa está cerrada a cal y canto. No importa, nosotros ya olvidamos las razones de la cólera, ya olvidamos los panfletos del fracaso y con versos de antropólogo hilvanamos a puntadas largas los desperfectos del alma. A veces es mejor no ver, para imaginar las letras despojadas del negro, convertidas en cóndores tatuados que vuelan sobre las páginas blancas de libros soñados. Letras como pájaros que planean sobre corrientes de sentimientos, desbaratando el orden establecido, colocando las montañas arriba, el cielo abajo. Respectivamente. Cambia el plano del mundo y ya no importa la nostalgia porque ya sabemos revolver en el cajón olvidado, buscar en el estante polvoriento hasta encontrar un poema para coser cuerpos.

martes, 29 de noviembre de 2011

Pérez

Finalista II Concurso de Microrrelatos de Terror ArtGerust


Mi hermano siempre tuvo una imaginación desbordada, apabullante y agotadora, por eso, siempre le dejábamos ir a su aire y aceptábamos con resignación sus rarezas. Un día, poco antes de irse a dormir, vino con el cuento de que en su habitación había ratas. Tanto pataleó y lloró que mamá registró su cuarto a conciencia. No encontró nada. Aquello se repitió en las siguientes semanas. Harto de su manía, papá se inventó la historia de que las ratas eran el Ratón Pérez y sus ayudantes. Mi hermano pareció tranquilizarse, pero, una noche, sus desgarradores gritos nos despertaron de madrugada. Papá no podía abrir su puerta, mamá llamó a la policía y yo me escondí en el armario para no oír aquellos chillidos. Cuando por fin consiguieron echar la puerta abajo, mi hermano yacía inconsciente en la cama y no tenía ninguno de sus preciosos dientes de leche en la boca ensangrentada. Lo más raro es que no dejaron ninguna moneda.


Micro finalista en el II Concurso de Microrrelatos de Terror ArtGerust Homenaje a Poe. En esta edición se han elegido 200 finalistas. El fallo y los tres micros ganadores podéis leerlos  aquí.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Como el turrón

Relato en "La otra Navidad" de La Esfera Cultural

He de admitirlo: no puedo vivir sin ella. No concibo la existencia sin su presencia, sin su olor, sin sus abrazos. Mi vida se ha ido al traste. La casa es un desastre, me alimento a base de comida del chino, ando con un pijama sucio y sin afeitar todo el día, mi armario está vacío de ropa limpia, los platos se acumulan en el fregadero y las plantas se han secado. Me paso el día haraganeando y echándola de menos. No sé como se me ocurrió irme sin más después de tantos años de amor incondicional. Las últimas conquistas que han pasado por mi cama son egoístas y egocéntricas. Siempre termino comparándolas con ella y, por supuesto, siempre salen perdiendo las otras. Después de varios encuentros no vuelvo a llamarlas. A ella, sin embargo, la llamo todos los días, por los viejos tiempos.
En estas fechas tan señaladas ella me pregunta cómo estoy y yo le miento por orgullo. Pero me muero por volver. Por sentir en mi piel una camisa lavada y planchada por ella, por comerme sus albóndigas de concurso de cocina mientras me pregunta cómo me ha ido el día, por pasarme los fines de semana tirado en el sofá viendo la tele mientras la oigo arreglar la casa y volver de la compra, por coger un resfriado y recibir sus cuidados. Eso sí es amor, amor del bueno. No encontraré otra mujer igual. Nunca debí dejarla escapar. Nunca debí permitir que él se interpusiera, que fuera un obstáculo, él, que no sabe apreciarla como yo, él, que no sabe reconocer sus muchas virtudes.
Esta mañana he ido a visitarla y ella se ha deshecho en arrumacos y besos. Después lo he invitado a él a un café en el bar de la esquina y, cuando hemos salido al rellano, he fingido que el ascensor estaba averiado. Tras asegurarme de que no había ningún vecino indiscreto le he empujado por las escaleras. Ha rodado como una pelota desinflada y se ha estrellado contra la pared, un hilillo de sangre ha salido de su boca. Tras esperar unos instantes, sin rencores, he llamado al 061. – Si, rápido, rápido por favor, un accidente, calle Tebas, nº 43.
¡Pobre papá, descanse en paz!. Mañana haré las maletas y volveré a casa. Por Navidad.




Publicado hoy en La Esfera Cultural dentro de su convocatoria "La otra Navidad".

La convocatoria aún está abierta.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Parentesco

Dedicado a Triple C y a todos los que lo integran

De vez en cuando la tierra se desentumece. A su modo desmedido. Estira sus huesos graníticos y en la Sima se produce un crujido. Las criaturas marinas perciben la vibración y despiertan de su sueño de algas y sargazos. Chillan excitados y se ponen en camino. El océano se ondula suavemente y, siguiendo el horizonte, se dirige hacia la costa a donde llega agigantado. Olas descomunales arrasan los pueblos. Los tritones y sirenas, aprovechan la confusión, nadan entre la espuma sucia, restos de barcas, animales muertos y se adentran en el litoral inundado. Recogen su ansiado botín. Luego, mientras arrastran a los ahogados mar adentro, muestran sus dientes afilados y se relamen. No todos los días pueden practicar el canibalismo sin remordimientos.


El Blog Maremotos agradece las biografías en el evento "Conociéndote" de Triple C y hace una advertencia: ¡¡¡cuidado con las sirenas!!!.

viernes, 18 de noviembre de 2011

De maletas y mariposas

Ganador de Octubre en Triple C



En mi maleta viven mariposas rojas. En ella habían vivido toda clase de animales, pero mariposas… Recuerdo el conejo blanco que la habitó cuando estaba en el colegio, manchaba mi uniforme y hacía agujeros en mis calcetines. Luego vino el cuervo, cuando murió papá, que traía objetos brillantes del cementerio como relojes parados, cristales de fotos de difuntos y letras doradas de lápidas. Me parece que después se atrincheró el león, cuando estaba en la universidad, que copulaba sobre mis jerseys y desordenaba toda la ropa en sus luchas por el territorio. Después, creo, el lobo, durante mi matrimonio, que me daba zarpazos y dentelladas de cánido déspota, paternalista y pérfido. Cuando me jubilé, se instaló una tortuga centenaria que orientó las faldas según el Feng Shui y estableció el equilibrio yin yang entre camisas y pantalones. Pero las mariposas… Me dan paz, resignación, compañía. Esta noche han aleteado sin prisa hasta mi cama y se han posado sobre mi pecho. Son leves y cálidas. Han acercado sus trompas a mi oído y me han susurrado su secreto. Mi cabeza se ha descolgado, lacia, hacia un lado de la almohada y mis ojos muertos han visto, a través de la ventana, a La Parca llamar a sus emisarias con un suave siseo. La maleta queda, al fin, vacía.



Ganador del mes de Octubre en el Concurso de Minificciones a partir de imagen en Triple C.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Revista Digital miNatura nº 114

Mundo Asimov


El reloj

Había tenido Onofre una semana muy penosa. Su jefe le había exprimido hasta su último aliento, multitud de facturas dormían acumuladas en el buzón, su madre venía a comer el sábado y él, como siempre, no tenía ni perrito que le ladrara. Comenzó a sentirse mal de vuelta a casa.
- ¿Tiene usted hora? -, le pregunta un señor en el autobús. Onofre está sentado muy tieso y parece no haber oído la pregunta.
- Perdone, ¿tiene usted hora? -, vuelve a repetir el tipo del bigote.
- No tengo tiempo-, contesta al fin Onofre con una extraña voz metálica.
- Bueno, no se preocupe, le preguntaré a otra persona.
- No tengo tiempo - , reitera Onofre como ido.
- ¿Se encuentra usted bien, necesita ayuda?.
- No tengo tiempo, no tengo tiempo, no tengo tiempo, no tengo... -, va diciendo mientras se baja precipitadamente del autobús ante la mirada de los pasajeros que observan, atónitos, sus movimientos descompasados.
Después de tropezar seis veces sin obstáculo aparente alguno y con una mano casi paralizada, llega a casa. Corre a coger un destornillador y abre como puede el dispositivo que tiene detrás de la nuca. Se cambia la batería. Recupera el movimiento de la mano. Vuelve a latir al compás, aliviado. Ya puede ponerse en hora.


En la página 6 de la Revista Digital miNatura nª 114, cuyo tema es: Mundo Asimov.

martes, 15 de noviembre de 2011

Horas muertas

Las horas han muerto. Qué triste su entierro de segundos y minutos secos. El tiempo perdido se lamenta, las estaciones suspiran compungidas, la hégira se ha vestido de luto, las edades arrojan crisantemos. ¡Pero ay, los besos no dados!, al borde del desvarío, lloran sin consuelo.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Los suicidas

Ganador de Octubre en La Microbiblioteca


Poca gente sabe que a los ahorcados nos gusta balancearnos colgados de nuestra cuerda. Ya sea de una lámpara, de una rama o de una viga, amamos ese movimiento suave, ese bamboleo silencioso de mitigación del dolor, esa ondulación pendular de resarcimiento de nuestras culpas. Así nos sentimos libres al fin, como globos de colores, esperando que algún niño coja nuestra soga y nos pasee por el parque. Sabemos que es solo un sueño, que siempre termina viniendo algún desalmado que nos descuelga para meternos en un cajón triste, para mantenernos otra vez prisioneros, otra vez esclavos, otra vez dominados. Aunque nunca perdemos la esperanza de que las cosas puedan ser de otra manera, nunca perdemos la esperanza de que llegue antes el niño que el diablo.




Microrrelato ganador del mes de Octubre en el Concurso de La Microbiblioteca en la categoría de castellano.


martes, 8 de noviembre de 2011

Señaladores de libros

Triple C


La borrasca
Cuando acabó de leer se dio cuenta de que el libro había extendido su tormenta de letras por toda la ciudad. Al día siguiente, los árboles del parque amanecieron con las hojas llenas de historias.

Objetos perdidos

Un día perdí los nervios cuando volvía del trabajo después de recoger a los niños del cole, hacer la compra, dejar la ropa de la tintorería, buscar un regalo para mi suegra y llevar al perro al veterinario. Desde luego no pienso volver a buscarlos.

Examen de conciencia

La conciencia no quiere hacer el examen. Abandona el lápiz sobre el pupitre, junto a la culpa, y deja la hoja en blanco. El profesor le recrimina su falta de ética y ella le lanza el remordimiento a los pies. Al fin, se siente tranquila.


Micros en señaladores de libros realizados por Triple C y repartidos en las IV Jornadas Nacionales de minificción celebradas en Mendoza (Argentina) para dar a conocer la Cofradía.


lunes, 7 de noviembre de 2011

En 140 caracteres

Twitter


Papá quiso que empezara en el negocio desde abajo. Desde entonces preparo el cemento para los zapatos.

Cuando recibí uno de los dedos de mi pobre esposa en una caja, supe que todo había salido bien.

Yo no he visto a ningún extraño por aquí, señor agente. Ande, tómese otro trozo de este sabroso pastel de carne antes de irse.


Déjeme a mí, jefe, le haré cantar como una soprano. Ya sabe que soy experto en Twitter.

Matón busca mujer fatal para relación tormentosa. Imprescindible predisposición para final trágico.

Pronto resolví el caso. La destrucción de pruebas y la desaparición del testigo quedaron ocultos bajo una hermosa melena rubia.




jueves, 3 de noviembre de 2011

Segundas oportunidades

En la Antología "Misterios para el sueño" de la Editorial Osiris



Que he perdido la cuenta de las noches que llevo sin dormir, con la luz encendida como un faro en el mar de los ahogados, que me hundo en sudor, que me consumo por el miedo que atenaza que paraliza que atrofia que aterra. Que no quiero la oscuridad. Cierro los ojos con violencia, me hundo los nudillos en los párpados hasta que veo destellos que van tomando forma, que me recuerdan a ti, los abro, que no quiero, que no sé si estoy despierto o vivo en el delirio, que suplico por dios o por el diablo el final, una tregua, que habrá sido pecado haberte querido tanto, para este castigo, para esta locura, que debo haber perdido mi alma implorando tu vuelta. Maldito el deseo de haber deseado verte una última vez, que desaparezca, que nunca hubiera existido ese anhelo demente, que nunca hubiese existido aquella noche, cuando abrí los ojos en la oscuridad y estabas en tu lado de la cama, translúcida como un sudario, mirándome con unos ojos que no eran tuyos, pelo de estropajo, pómulos de hueso, sonrisa de flor marchita, expresión de muerta loca, envidiosa del fluir de mi sangre, celosa del aire en mis pulmones, codiciosa de mis besos, ofreciéndome tus labios exangües, tu mano sin carne, tu cuerpo seco. Un gusano asomó por tu mejilla. Entonces comprendí que debí haber dejado mi amor en la morgue y solo quedarme con tu recuerdo. No quiero irme contigo ahora, el amor no me llega para tanto, pero sé que volverás. Siempre fuiste partidaria de las segundas oportunidades.



Microrrelato publicado en la Antología "Misterios para el sueño" de la Editorial Osiris que ya se ha puesto a la venta. El tema era: la oscuridad.

lunes, 31 de octubre de 2011

Los trinos más aterradores

Primer lugar para mi tuit


Sin tiempo para una coartada, solo pude encontrar una sierra oxidada y faltaba poco para que pasara el camión de la basura.



Internacional Microcuentista, (todo el mes de octubre Internacional Microhorrorista), lanzó una convocatoria en Twitter para que se mandaran los tuits más aterradores que se publicarían la noche del 31 de octubre. Mi tuit ha conseguido el primer puesto. Para morirse de terror.

Nuestra amiga Maite G.V. @microporciones, ha sido finalista.


viernes, 28 de octubre de 2011

Indulgencia

El comandante de la Guardia Suiza nunca llegó a cruzar el umbral. Al oír unos extraños jadeos y gemidos detrás de la puerta, corrió a esconderse detrás de una de las grandiosas columnas del pasillo. Después de media hora vio salir de la estancia a uno de sus capitanes y a un alabardero recomponiéndose el uniforme. La ira le subió a la garganta. Esa relación contra natura no se podía consentir en la mismísima casa de Dios. Dios estaba de su parte. De su parte quedaba arreglarlo. Arreglado quedó cuando dos días después enterraban al Capitán Hans en la más absoluta intimidad. El comandante asistió con la conciencia tranquila y, en varias ocasiones, miró de reojo a Bruno. A él le había perdonado. Era clemente. Después de todo, era su alabardero más guapo.


Participación si éxito en el Concurso de Microrrelatos de Getafe Negro.

miércoles, 26 de octubre de 2011

Impecable

Entrega de Premios ¿Dónde lees tú?



Fundación Germán Sánchez Ruipérez
Peñaranda de Bracamonte (Salamanca)

Eduardo Margareto, Isabel Barceló, Celia Valdés, Mar Horno, José Manuel de la Huerga


Una delicia, un placer, un disfrute. En esas palabras resumo el acto de Entrega de Premios del Concurso de Microrrelatos ¿Dónde lees tú? de la Fundación Germán Sánchez y la Revista Enclave. Precioso acto en el que la maestra de ceremonia, Mª Antonia Moreno (una profesional como la copa de un pino), nos condujo por un jardín de palabras, canciones y calidez. La organización fue impecable y nos regaló un acto íntimo, acogedor y evocador amenizado por la voz de Mili Vicaíno y la música de Miguel Ángel Núñez. Para mí fue una experiencia inolvidable, un disfrute de principio a fin. No podía haberse hecho mejor ni con más mimo. Mi más sincera enhorabuena y mil gracias.



José Antonio Jiménez, Mar Horno, Celia Valdés, Javier Valbuena


El Blog ¿Dónde lees tú? ha colgado podcast de los relatos ganadores y finalistas junto a las fotos de Eduardo Margareto y las voces de Pilar Díaz, Manoli Mateos, Alfonso Mendiguchía, Ana Sánchez White, Agustín Torijano y Juan Santamaría que han dotado a los microrrelatos de nuevos matices. Una maravilla.

Desde aquí un saludo para Celia Valdés, Flori, Mª Antonia, Isabel Barceló, José Manuel de la Huerga, Joaquín, Jesús Plaza, Jesús García. Hasta pronto.

martes, 25 de octubre de 2011

La mascota


La ciudad se ha vuelto muy peligrosa, así que, como los perros me dan alergia, compré un cactus guardián. Lo sometí a un férreo adiestramiento en la maldad: lo regué con un poquito de agua de rabia, lo aboné con bolitas orgánicas de crueldad, lo puse a pleno sol de Dios a 40 grados y le afilé las púas con un cuchillo que robé del matadero. Tanto entrenamiento ha dado su resultado y, a la primera de cambio, ha ensartado al cartero cuando me traía varias facturas del banco. He metido al pobre hombre en casa rápidamente y cuando se ha hecho de noche he abandonado su cadáver en la puerta de la oficina de correos, con una nota de disculpa. En un descuido también ha matado al pervertido del jardinero de la vecina que vino a traerme unas azaleas, a un estafador disfrazado de vendedor de máquinas de coser y a varios odiosos niños que saltaron la verja para recuperar su pelota. Ante tamaña carnicería lo he trasladado al patio trasero con la absoluta certeza de que esto se me ha ido de las manos. Así que he decidido cortar por lo sano. Esta noche lo mato de un hachazo. Al atardecer, mientras le ponía su platito de sangre de pollo junto al tiesto, he canturreado una de sus canciones preferidas para que no intuyera mis intenciones, pero me ha parecido que se inclinaba hacia mí más de lo debido, como susurrándome un áspero reproche. Una extraña punzada ha recorrido mi cuerpo. Me he alejado deprisa y he subido a mi dormitorio para espiarlo desde detrás de las cortinas. Cual ha sido mi asombro cuando he visto, desde la ventana, mi cadáver tendido junto a su figura cactácea y, al mirarme en el espejo, una de sus largas púas clavada en la sien.

Animáos a enviar un micro, convocatoria abierta hasta el 13 de noviembre.


lunes, 17 de octubre de 2011

Entrega de premios ¿Dónde lees tú?





¡¡QUEDÁIS TODOS INVITADOS!!


Me voy a Peñaranda de Bracamonte (Salamanca) a recoger mi Segundo Premio del Concurso de Microrrelatos ¿Dónde lees tú? de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez que se falló el 14 de julio.

Podéis leer aquí el microrrelato premiado:
  Morriña

Otro microrrelato mío titulado "El ladrón" quedó también finalista.

Ambos se publicará en un e-book de la Fundación y allí estaré acompañada de todos los microrrelatos ganadores semanales y finalistas, entre ellos los de  Elisa de Armas y Gotzon.

viernes, 14 de octubre de 2011

El cuento preferido de todas las niñas


El Príncipe ha cabalgado sin descanso durante siete lunas. Consigue salir del intrincado bosque de espinos que rodea el castillo y llega ante la fortaleza donde dormita hechizada La Bella Durmiente. Lleno de arañazos, muerto de calor y acosado por las moscas, a duras penas atraviesa el foso de lava ardiente por un puente derruido. La armadura le pesa como una losa, como un lastre de sudor y cansancio. Llega al patio de armas, supera el asco que le producen algunos cuerpos dormidos que han empezado a descomponerse desparramados por los rincones. Mata al dragón que deambula por el palacio. Burla las trampas de opereta que puso La Bruja de la Rueca. Sortea los cadáveres de otros príncipes que tuvieron menos suerte. Deja atrás al Rey y la Reina roncando en el salón del trono. Vaga por el laberinto de estancias, salones, caballerizas y patios hasta descubrir la torre donde aguarda la princesa encantada. Llega por fin, quiere su premio. Una princesa es difícil de encontrar y él quiere la suya ¡pero ya!. La violará allí mismo. Tira la puerta abajo de una patada, entra como un huracán y encuentra la cama con primoroso dosel vacía. Duda, mira debajo del señorial lecho, detrás de un canapé, de un biombo de seda. Nada. ¿Dónde está la puñetera princesa?. Se deja caer derrotado en un sillón de terciopelo y tose por la nube de polvo espeso que asciende de la tela. La sangre bombea deprisa en sus sienes, está a punto de sufrir una apoplejía y, de pronto, sus ojos se posan en un sobre dorado que sobresale de los almohadones de la cama, lo abre raudo y lee los renglones de letra caligráfica y elegante:
"Querido Príncipe Azul, quien quiera que seáis. Siento que tanto esfuerzo no haya tenido recompensa. Os pido disculpas. Esperando a vos durante quince años me he despertado varias veces y el paso lento del tiempo me ha dado una perspectiva de la vida diferente y ha cambiado mis expectativas. Me lo he pensado mucho y me he dado cuenta de que nunca creí en el amor eterno, nunca quise ser princesa, nunca quise estudiar Oratoria, Diplomacia, Protocolo o Filosofía, nunca quise casarme, nunca quise tener hijos y nunca quise rendir cuentas a nadie. Yo lo que de verdad he querido ser es pirata, navegar sin patria ni bandera, saquear y beber ron hasta caer muerta. Es una fijación que tengo desde pequeña y que los correazos de mi padre no han conseguido quitarme de la cabeza. Así que, me he carteado con Barba Roja y he conseguido que me admita en su barco como marinero a cambio de mi virginidad. Os recomiendo que si lo que queréis es una princesa, busquéis por el castillo al Juglar Alejandro. Es una reinona como la copa de un pino.
Afectuosamente de otros, La Ex Bella Durmiente".

martes, 11 de octubre de 2011

Desatadme, por Zeus


Fue estremecedor verlo intentar zafarse de las cuerdas. Con sus movimientos desesperados se dislocó un hombro y su cuerpo se cubrió de heridas sanguinolentas por el roce brutal de las sogas. Gritaba, o al menos eso creíamos nosotros, que nos había hecho poner cera en los oídos advertido por Circe, y sólo veíamos su boca cerrarse y abrirse como un pez que agonizaba. Estaba poseído, escupía espuma, nos miraba con los ojos desencajados y las venas del cuello hinchadas por la frustración y la ira. Se golpeaba la cabeza contra el mástil y se arrancó un trozo del labio enloquecido por la rabia de no poder soltarse. El canto fascinante de las mujeres pájaro, al pasar junto a la Isla de las Sirenas, zarandeó su cordura.
Cuando por fin dejamos atrás los arrecifes y la Isla quedó lejos en el horizonte, lo desatamos del palo mayor. Un Ulises roto cayó al suelo. Tenía mirada de loco, balbuceaba como un niño y se arrastraba como un animal acosado por la muerte. Deliró durante cuatro días y tres noches mientras nosotros curábamos con ungüentos las heridas del cuerpo. Él mismo, cuando se recuperó, se colocó el hombro en su sitio, en un embate contra el mástil donde estuvo amarrado. Nunca salió de su boca palabra alguna sobre lo sucedido. Repuesto el cuerpo pero herida el alma, cayó entonces en una postración extrema, en una apatía incomprensible para nosotros que lo habíamos visto luchar contra hombres, bestias y tormentas, como un héroe tocado por los dioses. La brisa del mar y el sol le devolvieron las fuerzas para luchar contra los monstruos Caribdis y Escila y aún tuvo arrojo para sobrevivir nueve días a la deriva en el mar y llegar a la isla de la ninfa Calipso. Cuando por fin, dejando atrás a los Feacios, llegó a Itaca, el orgullo herido de marido puesto en entredicho lo aguijoneó para deshacerse de los jóvenes príncipes que acosaban a Penélope. Después pareció encontrar la paz junto a su esposa. Ahí acabaron las aventuras de Ulises.
Años después, demasiado achacoso para enrolarme como marinero, entré a trabajar de sirviente en la casa de Penélope y pude enterarme de que Ulises había zarpado hacía tiempo en un navío, dispuesto a estrellarse en los arrecifes de la Isla de las Sirenas, para encontrarse cara a cara con su obsesión, para buscar a su mujer ave, para hallar a Telxínoe y morir escuchando su canto prodigioso y maldito. Pero parece que no murió ahogado ni su cuerpo estrellado contra las rocas. Zeus, en un alarde casi irónico, y en honor a sus múltiples hazañas, se apiadó de él. Pero en vez de concederle a Telxínoe cuerpo de mujer y provocar la envidia de sus hermanas, lo convirtió a él en híbrido alado. Algunos rumores apócrifos apuntan a que vivió feliz y después de muchos años murió deleitado y arrullado por la dicción legendaria de su amor réprobo. Quizás feliz, sí, pero pájaro al fin y al cabo.



Presentado sin éxito al Concurso de microrrelatos de Círculo de Lectores.

jueves, 6 de octubre de 2011

Karma

Nació varón, estudió ciencias políticas, se casó con una abogada, hizo campaña electoral, ganó, malversó, murió intoxicado por ostras. Eclosionó en una incubadora, comió grano, puso huevos, murió de un hachazo en el pescuezo. Principió oruga, se transformó en mariposa, voló, murió pinchada en la colección de un entomólogo. Germinó en plántula, cimbreó al viento, murió acribillada por el granizo. Larveó en mosca, murió en la mierda. ¡Vishnú es justo!.


Participación en el Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011.
Mi otro micro: "Supongamos el envés de la historia", quedó finalista.

lunes, 3 de octubre de 2011

Mi amigo

En la Antología "El día de los cinco Reyes y otros cuentos" de miNatura Ediciones


Tengo un amigo. Le conocí mientras jugaba en el parque viejo, ese que está junto al cementerio. Iba mucho porque  a papá nunca se le ocurría buscarme allí. Estaba solo, y me estuvo mirando mucho rato hasta que por fin quiso acercarse, cuando yo me ponía boca abajo en el columpio haciéndole gracietas. Puede ser que los otros niños se rieran de él porque siempre iba con la misma ropa, vestido de domingo y el pelo pegado a la cabeza, y como yo no me río nunca de nada, decidió ser mi amigo. A mí me daba un poco de pena porque parecía enfermito, con sus moratones en los brazos, con su cara blanca como la pared. Siempre íbamos juntos a todas partes. Ya no me pegaban en el recreo cuando no quería dar mi bocadillo al gordo Pascual. Papá no se quitaba el cinturón cuando estaba él delante. El tendero Luis ya no me daba un beso pringoso mientras me entregaba las vueltas de la compra. Es el mejor amigo que he tenido nunca. Aquella noche, no se movió de mi lado mientras yo lloraba en mi cuarto después de que papá se fuera. Me secó las lágrimas con sus manos frías y, después, se dirigió muy decidido al dormitorio grande. Yo le seguí por miedo a que le pasara algo pero me quedé tranquila cuando lo vi sentado en el pecho de papá, que ya estaba durmiendo el vino, y le tapaba la nariz con dos deditos, como de broma. Papá pataleó y pataleó pero no consiguió que se bajara. ¡Qué juego más divertido!. Luego me asusté un poco, cuando mi amigo le arrancó una oreja de un mordisco, después un trozo de mejilla, después un ojo, después la lengua, y así, hasta que papá se quedó completamente quieto. Mi amigo se volvió y me sonrió con la boca ensangrentada de la que le colgaba un trocito de carne, y me dijo sin mover los labios: - vete a dormir tranquila Laurita, nunca más volverá a meterse en tu cama. Desde entonces mi amigo siempre está conmigo. Le gusta mucho dormir en el armario metálico del hospital.


Cuento finalista que formará parte de la edición en papel de la Antología "El día de los cinco Reyes y otros cuentos" de la Primera Convocatoria de miNatura Ediciones, cuyo fallo salió el 30 de septiembre. Con esta publicación la Revista Digital miNatura entra en el mundo editorial.


domingo, 2 de octubre de 2011

Primer capítulo en Cienmanos

¡No os lo perdáis!


Arranca la micronovela ilustrada que se publicará por entregas en el Blog Cienmanos.

Ya podéis leer el primer capítulo que se llama "Rompiendo Barreras" cuya autora es Sara Lew. La ilustración es de Petra Steinmeyer. Texto e ilustración fantásticos. Os relameréis de gusto.

Un saludo para todos.

viernes, 30 de septiembre de 2011

La decisión

Seleccionado para formar parte de "Jardines Secretos 2011"

El micro "La decisión" ha sido seleccionado por el Jurado de El Primer Certamen de Relato Corto "Jardines Secretos" para formar parte de la publicación en papel "Jardines Secretos 2011". Allí compartiré espacio con amigos como Xavier Blanco, Montse Aguilera y Lola Sanabria. Todo un placer y un privilegio. Mi enhorabuena a los ganadores.

Aquí puedes leer el relato:  La decisión

martes, 27 de septiembre de 2011

Qué difícil es despedirse

En el libro "Bocados Sabrosos"


Mi Paco estaba irreconocible bajo la máscara de oxígeno, los moratones y los cables que lo ataban todavía a la vida. No sabía qué decirle ni cómo despedirme después de tantos años de vivencias juntos. Por fin, acerqué mi boca a su oído, y conseguí decirle dulcemente: - púdrete en el infierno, cabrón.



Micro seleccionado para formar parte del libro "Bocados Sabrosos" editado por la Asociación Cultural de Escritores noveles ACEN y que saldrá a la venta el 15 de octubre de 2011.


viernes, 23 de septiembre de 2011

El retraso

Revista miNatura nº 113

En mi familia siempre hemos creído en mundos paralelos. Gracias a ellos sobrevivimos durante la Gran Recesión. Papá nos engañaba el hambre y la miseria con sucesos de personajes que vivían junto a nosotros pero a los que no podíamos ver, todo un mundo imaginario que se colaba constantemente en nuestras vidas, se entremezclaba con ellas y nos protegía de la dura realidad. Si no había nada en la despensa era que nos habían saqueado los Gnomos de las rocas, incapaces de cultivar sus propios alimentos. Si nos traía para comer alguna gallina escuálida que había robado, decía que era un obsequio del Rey Florián por algún servicio prestado. Si el tío Alberto había desaparecido, lo más seguro fusilado y enterrado en alguna cuneta, era que se había unido a las hordas del Gran Guerrero y estaba viviendo mil aventuras. Si volvía a casa después de dos días con un diente roto y magulladuras por todo el cuerpo era que los Bandidos de la Floresta. le habían tendido una emboscada para hacerlo prisionero. Mi madre callaba y le dejaba hacer mientras cocinaba, lavaba con agua helada y remendaba una y otra vez los agujeros de nuestra ropa y de nuestros corazones. Un día de Nochebuena papá nos dijo que salía a buscar unos regalos y ya no volvió nunca más. Mamá, muerta de dolor, se sacó del estómago toda la podredumbre que había rumiado durante años y despotricó durante dos días con sus noches diciendo que papá había sido un soñador que no supo aprovechar ninguna oportunidad de la vida, un pusilánime, un iluso y un ingenuo incapaz de sacar a su familia adelante, y que él, y sus mundos paralelos, podían irse al infierno. A pesar de todo nosotros siempre le hemos recordado con cariño. Hace una semana, después de cuarenta años, visitamos la destartalada casucha antes de venderla a una constructora y vimos aparecer a un hombre por el camino. Era papá. Vestía la misma ropa gastada con la que desapareció aquella Nochebuena, tenía el mismo aspecto de entonces y llevaba varios ostentosos paquetes debajo del brazo. Seguramente, el Rey Florián le entretuvo más de la cuenta con algún importante menester.


Revista miNatura nº 113 página 26. Tema del mes: mundos paralelos

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Hoy en La Esfera Cultural

Infidelidad

En Baeza se enamoró Elisa de un fantasma. Era lógico y posible teniendo en cuenta la alta población de espíritus que purga sus penas en los palacios e iglesias de la ciudad. Sus maneras exquisitas, su jubón carmesí y su gran lechuguilla le fundieron los huesos cuando atravesó sin querer aquel cuerpo de hombre translúcido mientras hacia una visita turística a la catedral. Fue amor a primera vista.
Desde entonces ella lo lavaba todas las mañanas con detergente para ropa delicada y lo colgaba bien estirado sobre una silla cerca de la estufa para que se secara. Cuando llegaba la noche hacían el amor hasta la extenuación y él quedaba arrugado como una pasa tras penetrar sin descanso la carnalidad de su enamorada.
Fueron felices, entre amaneceres perfumados de suavizante floral y madrugadas de lujuria hidalga, hasta que un día el caballero fantasma, tras esperar impaciente su baño diario, descubrió a Elisa gimiendo mientras dormía, con el cubrecama enrollado libidinosamente sobre el cuerpo desnudo. De nada sirvieron las explicaciones de la sorprendida amada. El hidalgo retó en duelo mortal a la traidora sábana blanca que resultó ser el espectro de Iñigo de Mora.y Villegas, conocido mancillador de honras ajenas.


(Publicado hoy en La Esfera Cultural)

martes, 20 de septiembre de 2011

Finalista del Certamen de Relato Corto "Jardines Secretos"

La decisión, por Mareva

El 15 de septiembre finalizó el plazo para presentar microrrelatos al Certamen de Relato Corto Jardines Secretos, al que han concurrido 693 relatos. El jurado ha elegido 45 finalistas y entre ellos se encuentra mi microrrelato "La decisión", firmado con el seudónimo de Mareva.

F22. LA DECISIÓN, por Mareva

Se puede votar los microrrelatos que más os gusten hasta el día 25 de septiembre a las 22 horas. Se ha habilitado un formulario donde podéis votar. He visto algunos amigos también seleccionados, suerte para todos.
Pinchad aquí para ir a la página.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Miedos infantiles

La madre oye los gritos y entra en la habitación para consolar a su hijo. Duerme tranquilo mi amor- le dice mientras le acaricia el lomo rugoso, - los niños no existen.


(Participación en La Sortija, de las III Microjustas Literarias).

viernes, 16 de septiembre de 2011

...Filia

El cura confirmó sus sospechas escondido detrás de una tumba. Vio a Manolillo el sacristán saltar la tapia del cementerio. Hoy habían enterrado a una muerta muy bonita.

martes, 13 de septiembre de 2011

Profesiones y profesiones

Salga rápido Padre Fermín, que después me viene Don Bernardo y su hijo me ha pedido un servicio completo para él (no sé para qué, si con poco va servido el viejo). Y para terminar tengo que hacerle algo rápido al sobrino de la Aurora. ¡Y que no venga un cliente de última hora!. Y ya sabe que a mi Paco no le gusta encontrarme fuera cuando vuelve del trabajo. Si ya me lo decía él, ¡no aceptes el empleo de maquilladora en la funeraria, que no tiene horario fijo!.


Participación Premio Revista Eñe de Literatura Móvil, donde "Supongamos el envés de la historia" quedó finalista.

jueves, 8 de septiembre de 2011

Decepción

Rana de la charca de Puck

Después de varios años de vida marital, puso un anuncio en el periódico: "Se vende marido. Buen estado de uso. Príncipe con todos los accesorios. Transformable en sapo. Precio a convenir".


Rana elegida por Puck para su charca.

martes, 6 de septiembre de 2011

Colorín, colorado

Caperucita encontró al Lobo bastante interesante y guapo. Desoyendo los consejos de su madre, se fue a vivir con él a su guarida. Ahora, cubierta de arañazos, mira a escondidas la foto del Leñador.

Micro con el que he pasado la primera Ronda de las Microjustas Literarias

lunes, 5 de septiembre de 2011

Desaparecen...


 Ilustración de Juanlu


Eva se agacha, ve almejas en la playa, una perla. Se afana en rastrear peces araña, calamares de sal, gambas lentas, rayas de plata, ballenas varadas, arenques grandes, barcas magenta, carabelas de madera, redes de pesca, atardeceres de arena, velas blancas, almas de pez, mañanas frescas, hadas estrella, palabras veladas, valles verdes, paz anhelada, anclas negras, naves errantes, pescadores fantasma, palabras calladas, prendas de navegantes, aves navales... para llevarse esas partes encantadas del mar en la tela del caballete... ¿Qué falta, qué falta?. Están la a, la e… ¿las demás? Desaparecen. La maldad desencadena desastres. Yacen entre las algas, arrasadas por mareas negras, enterradas las esperanzas, quemadas las selvas. Eva mete las palabras en la cabeza, teme perderlas. Plasma las letras en la tela, la a y la e. Hace tres escaleras. Parece ver tres letras más, mas… desaparecen… plantas quebradas, leyes vanas, abejas secas, aldeas masacradas,  presente en llamas. Nada más estarán en el caballete de Eva. Permanecerán en la mente. En el desván del alma esperan.

Micro escrito en colaboración con Luisa Hurtado para su sección de ecomicros que publica los lunes en su Blog Microrrelatos al por mayor, con ilustraciones de Juanlu, dibujante que en su Blog Dibujos, tiene auténticos micros en imágenes. 
Este microrrelato tiene la particularidad de que solo contiene las vocales a y e. Espero que os guste.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Numerología

Finalista Agosto 2011 Microrrelatos sobre abogados


¿Cuál era el número, el 22 o el 32? Con esta resaca del demonio no me acuerdo bien. Parece que fue ayer cuando conocí a Javier, en la facultad de derecho. Al principio, no congeniamos bien, pero hemos sido los mejores amigos durante veinte años. Mil veces me dijo Javier que, llegada la ocasión, no quería vivir enchufado a una máquina y me hizo prometerle que no lo permitiera. Así que aquí estoy, metiéndome como un criminal en el hospital y buscando su habitación. Me estalla la cabeza, como si mi conciencia estuviera pidiendo socorro, pero un juramento es un juramento. Ésta es, la 322. Está lleno de cables, inmóvil, casi irreconocible por el accidente. Cumplo mi promesa. Salgo de la habitación secándome las lágrimas. Por el pasillo tropiezo con Alfonso que dice:  – Hola, ¿has venido a ver a Javier?, me ha dicho su mujer que está en la 332.

(Relato seleccionado en el mes de Agosto en el III Concurso de Microrrelatos sobre Abogados)

sábado, 20 de agosto de 2011

Rencores


Si ella me hubiera preguntado qué, le hubiera dicho la procedencia de  aquella delicia. Si hubiera preguntado cómo, le habría dicho que las especias eran tomillo, clavo y pimienta. Si hubiera preguntado por qué, le hubiera dicho que era por nuestro aniversario. Pero como no preguntó y continuó comiendo con deleite, no quise romper aquel momento único entre nosotros y omití el pequeño detalle de que aquella carne tierna y bien aderezada era de su querida perrita Michelle.


(Participación Premio Revista Eñe de Literatura Móvil).

miércoles, 17 de agosto de 2011

La cita del verano

Publicado en La Esfera Cultura

No sé cómo accedí a salir con él para tomar unas cervezas. Era feucho, desgarbado, sosaina, sin conversación. Menudo garrulo. Bebí de puro aburrimiento, para disimular los embarazosos silencios. Cogí un pedo de antología. Al final de la noche, cuando me impidió coger el coche y pidió un taxi, supe que sería el padre de mis hijos.


Publicado en  los Relatos del verano de La Esfera Cultural

martes, 16 de agosto de 2011

Cruce

"Cruce" es el microrrelato publicado hoy en EURO-PA-LABRA en su propuesta de microrrelatos llamada "...En 100 palabras", El tema del mes de agosto es: carreteras. Os animo a mandar vuestros micros.

CRUCE

A ella le gustaba tocar desnuda el violonchelo, leer hasta la madrugada, andar descalza. A él le gustaba usar corbata, fumar cigarrillos, tomar café sin azúcar. Coincidieron en un cruce de carreteras, cuando el coche de ella pinchó una rueda. Se miraron con intensidad mientras ponían el neumático. Se besaron. A la mañana siguiente, mientras se vestían en el hotelucho, él sintió una punzada de desagrado al ver el tatuaje en su espalda, ella experimentó fastidio al oler el humo de su cigarro y quedó irrefutablemente demostrado que las carreteras confluyen y después se alejan irremediablemente en dirección contraria.

lunes, 15 de agosto de 2011

Conservación

Primer Premio Trabajar en Información y Documentación de la Universidad de Salamanca


Horas extras. Inesperadamente, un ruido.
El viejo documentalista se asomó temeroso por encima del magnetoscopio Betacam donde minutaba informativos atrasados. Lívido, vio salir desde detrás de las estanterías compactas a un grupo de soldados de la guerra, aunque no sabría bien decir de qué bando porque la sangre de las heridas es siempre la misma.
Sorpresivamente, el que parecía el sargento le dijo: -Don Julián, la pulgada repicada se está desintegrando, allí ya no hay quien aguante, ¿no podría colarnos y digitalizarnos ya?.
El Documentalista, dando un largo suspiro, pensó: todo puede ocurrir en televisión, incluso en el archivo.

(Primer premio II Concurso de Microrrelatos Trabajar en Información y Documentación de la Universidad de Salamanca)

El Departamente de Archivo y Documentación de Canal Sur Televisión RTVA de Andalucía ha transformado en un cortometraje este microrrelato y está compitiendo en el concurso de vídeos sobre la profesión de La Asociación Española de Documentación e Información Científica SEDIC

Para verlo pinchad AQUI

sábado, 13 de agosto de 2011

Amor de hermanas


Mi hermana siempre fue más guapa, más simpática, con más carisma. Me eclipsaba por completo y yo siempre viví a su sombra de mujer fatal. No me importaba, una hermana es una hermana. Ahora ella apenas sala de casa, por las quemaduras, y ha engordado bastante, por la depresión. Yo en cambio, he mejorado mi aspecto y soy una abogada de éxito. Como me decía mi abuela, siempre fui la más lista, aunque aquella vez no encontrara a tiempo el teléfono de los bomberos.


(Participante en Premio Revista Eñe de Literatura Móvil donde "Supongamos el envés de la historia" quedó finalista)

miércoles, 10 de agosto de 2011

Niños


Desde mi sombrilla, parapetada detrás de mis gafas de sol, me gusta observar a los niños en la playa. Con sus cubos y palas, engañan al tiempo, deteniéndolo en mañanas eternas de sal y juegos. Hacen túneles de arena, castillos adornados con conchas, una carretera con piedras, un foso con cocodrilos de algas. Las familias bajan temprano a la playa, los niños corren a la orilla. Una de ellas pone al suyo sentado en una hamaca baja, lo embadurna de crema y le coloca una gorra demasiado pequeña para su cabeza. Está un poco ridículo. Rápidamente, como los demás, hunde sus dedos en la arena, sonríe y comienza a construir, con manos temblorosas, alguna construcción imposible. Cierro un poco los ojos, adormilada por el arrullo del mar, y, cuando los abro, veo que ha levantado una tosca esfinge y junto a ella, pequeñas pirámides. Está ensimismado, mira el horizonte, luego vuelve a su esfinge, la retoca con torpeza, vuelve a otear el mar, acaricia de nuevo sus pirámides, obsesivo. Yo creo que debe tener más de noventa años y me parece que sueña despierto con faraones, tumbas y jeroglíficos egipcios. Un viaje ansiado que sabe que ya nunca podrá realizar.

lunes, 8 de agosto de 2011

Si tú no me hubieras querido


Si tú no me hubieras querido, hubiera podido terminar mi tesis, hubiera podido dormir con la luz encendida, hubiera podido tener un gato, hubiera podido viajar a Australia, hubiera podido sorber la sopa. Pero no, tuviste que quererme, y ahora, cuando el último grano de arena de mi vida se ha colado en la parte de abajo del reloj, puedo ver, a través de la mascarilla de oxígeno, cómo el médico te pone un papel delante y necesito tu permiso hasta para morirme.

(Participante en Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011)

sábado, 6 de agosto de 2011

Enamorada


Estoy enamorada del carnicero. Todos los días le compro género. Me pongo el vestido más bonito que tengo, me arreglo el pelo y me echo mi perfume más caro. Me gusta observar sus fuertes brazos mientras despieza un pollo con golpes certeros de hacha o cuando corta muy finos los filetes. Yo sé que no le soy indiferente porque me mira el escote con disimulo y baja los ojos cuando me habla. Cuando lo tenga en el bote le propondré descuartizar a mi marido.

(Micro participante Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011)

viernes, 5 de agosto de 2011

Locura

Finalista Pompas de Papel 2010

Acabo de salir. Locura transitoria me diagnosticaron. Claro que tengo locura, locura por mi niña. Cuando la sentí salir de mí supe que los milagros existen. Verla crecer sana y convertirse en una mujer ha justificado mis días de cansancio, mis noches sin dormir y mis sacrificios. Quererla tanto me dolía. La echaba de menos en cuanto cruzaba la puerta. Era feliz cuando ella era feliz, lloraba cuando la veía desgraciada. Y ahora, cuando miro mi foto preferida, ella una niña entonces, con sus rizos dorados, sus hoyuelos, su vestido blanco y sus zapatos rojos, sonriéndome con devoción, creo en el amor eterno y siento que el cordón umbilical que nos unió un tiempo continúa uniendo nuestras almas. La siento más cerca que nunca. ¡Ay mi niña!, todos los días le llevo flores al cementerio. Luego me acercó a la tumba de él y escupo.

(Finalista VII Certamen de Literatura Hiperbreve Pompas de Papel)

Supongamos el envés de la historia

Finalista Premio Revista Eñe de literatura móvil

Supongamos el envés de la historia. Solo quizás, hipotéticamente, él habría llamado a la puerta con un ramo de rosas rojas. Podría haberme dado un beso, haberme invitado a comer a La Boussole, haberme dicho que me quería. Yo, antes de salir a cenar, podría haber cogido las tijeras del cajón para cortar un pequeño hilo suelto de su chaqueta, señor inspector, en vez de clavárselas en el estómago, cuando me dijo, sin flores, sin beso, sin compasión, que me abandonaba.

(Finalista Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011).

Pisos comunicantes

Finalista VIII Pompas de Papel

Las paredes de mi piso parecen de papel. Son paredes traslúcidas, diáfanas, sutiles, comunicantes. No sé dónde empieza mi dormitorio y acaba el salón de la vivienda contigua. Cuando oigo el despertador de mi vecino me levanto. Cuando su hijo llora corro a ponerle el chupete. Cuando discute con su mujer me parapeto en el rencor. Cuando noto que tiene frío pongo la calefacción. Cuando tose voy al médico. Cuando se desnuda mientras canta abro la ducha. Cuando hace el amor me quedo embarazada.

(Finalista VIII Certamen Internacional de Literatura Hiperbreve Pompas de Papel)