martes, 29 de noviembre de 2011

Pérez

Finalista II Concurso de Microrrelatos de Terror ArtGerust


Mi hermano siempre tuvo una imaginación desbordada, apabullante y agotadora, por eso, siempre le dejábamos ir a su aire y aceptábamos con resignación sus rarezas. Un día, poco antes de irse a dormir, vino con el cuento de que en su habitación había ratas. Tanto pataleó y lloró que mamá registró su cuarto a conciencia. No encontró nada. Aquello se repitió en las siguientes semanas. Harto de su manía, papá se inventó la historia de que las ratas eran el Ratón Pérez y sus ayudantes. Mi hermano pareció tranquilizarse, pero, una noche, sus desgarradores gritos nos despertaron de madrugada. Papá no podía abrir su puerta, mamá llamó a la policía y yo me escondí en el armario para no oír aquellos chillidos. Cuando por fin consiguieron echar la puerta abajo, mi hermano yacía inconsciente en la cama y no tenía ninguno de sus preciosos dientes de leche en la boca ensangrentada. Lo más raro es que no dejaron ninguna moneda.


Micro finalista en el II Concurso de Microrrelatos de Terror ArtGerust Homenaje a Poe. En esta edición se han elegido 200 finalistas. El fallo y los tres micros ganadores podéis leerlos  aquí.

41 comentarios:

Sara Lew dijo...

Me gusta mucho tu relato (más que los ganadores :-) Has dibujado una verdadera escena de terror infantil (y encima no le dejaron ni una moneda).
Genial.
Besos.

Anónimo dijo...

Oh!!! mar....TE HAS SUPERADO!!! Has logrado hacer que me llegue a repugnar el presonaje más tierno de nuestra infancia y la de mis hijos...Has logrado que...piense que..."debo dormir con mi hija el día que me vuelva a decir que se le mueve un diente"...Ahhhgggg!! qué viene el ratón Perez-Asesino?????? y su prole!!! Magnifico, chica... me ha encantalofriado!!!!
Pilar

Nicolás Jarque dijo...

Mar, espeluznante este relato donde se mezcla ficción y realidad. ¿Fue el propio el hermano el que se hizo tal carnicería? ¿Las ratas quizás?
Este final abierto deja muchas posibilidades.
¡Felicidades por la mención!
Un fuerte abrazo.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Felicidades Mar, es un muy buen micro. Compartiremos libro ;) Sobre los ganadores suscribo en buena medida lo que se ha dicho en la Internacional.
Si me permites un apunte: no sé si ha sido tu intención pero al leerlo me ha saltado al oído la excesiva repetición de "aquello/a/as". Entre la quinta y la sexta oración aparece 3 veces y se siente. Pienso que lo puedes solucionar fácilmente, el micro (muy bueno por cierto, con esa imaginación tuya que me encanta) lo merece.

Saludos

PD. Siempre supe que ese tal Pérez no era de fiar.

yolarosa dijo...

Oye, Mar. Me parece la leche. Qué penita. Yolanda

Mar Horno dijo...

Hola Sara, muchas gracias por la parte que me toca. 200 finalistas me parece excesivo pero espero encontrar en la Antología algunas joyitas que yo sé que hay. Un beso.

Pilar, tú que tienes niños en edad de que le le caigan los dientes, cuidado, el tal Pérez y sus secuaces se las traen. Un besazo.

Mar Horno dijo...

Nicolás, no había pensado en una segunda interpretación, pero es verdad, cabe también otro posible final y no es menos escalofriante que el primero. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Gabriel, qué alegría compartir la Antología. Estoy deseando leer el tuyo. Muchas gracias por las correcciones, es verdad que chirriaba. La de veces que repaso los micros precisamente por eso y se me ha pasado completamente. Ya lo he cambiado. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Yolanda, ¿eres tú? Qué alegría, no sabías que tenías cuenta google. Espero que te haya gustado. Menos mal que tu Alberto no está todavía en edad de cambiar los dientes. Un beso muy fuerte. Y vuelve cuando quieras.

ana dijo...

Con lo guay que era y es....el ratoncito Pérez...y lo terrorífico que te ha quedado a ti este pariente!Todavía tiemblo!
Jaajjaa...
Besos ,Ana

Cabopá dijo...

ES muy bueno "marcito" no me extraña u cada día menos que tu seas "maremotos". Tu imaginación no tiene fronteras, bueno "horizonte".
Espero que me disculpes por llamarte "marcito" no se sí te he dicho que mi hija se llama Mar y por eso el diminutivo...
Besicos.

Mar Horno dijo...

Cabopá, no me molesta nada. No podía ser de otra manera que tu hija se llame así. Yo le puse Marina, para que no se llamara como yo. Un beso y muchas gracias por tu comentario.

Cabopá dijo...

Quería decir que no u...ja,ja,ja...
¿Sabes? YO estaba aquí con Pérez y tu estabas en Besugo, ja,ja,ja...¿Se llamará esto empatía informática.
Más besicos.

Mar Horno dijo...

Anita, que ya sabes la tendencia que tengo, ni el tierno ratón Pérez ha salido bien parado después de pasar por mi pluma. Un beso.

Cabopá dijo...

¡Qué rápida eres! si estoy todavía por aquí poniendo las letras del invalido ja,ja,ja...

Adivín Serafín dijo...

No parece que la familia Pérez fuera muy amistosa. Sorprendente resultado que me ha dejado la boca abierta.

Blogsaludos

Maite dijo...

Menuda vuelta le has dado al mito Pérez, esta es una muestra más de tu buen hacer, Mar. Besos.

Mar Horno dijo...

Yo creo en la telepatía ¿tú no? Un beso Cabopá.

Adivín, me lo tomo con un halago, porque vistas las decisiones del jurado del Concurso con los ganadores, miedo me daba colgar el micro. Un saludo y muchas gracias por pasar.

Mar Horno dijo...

Maite, muchas gracias, aquí todo el mundo es un asesino sanguinario hasta que no se demuestre lo contrario. Un beso.

Odys 2.0 dijo...

Esta noche no duermo...

Mejor pongo la dentadura postiza en la caja fuerte :-)

Mar Horno dijo...

Haces bien Odys, a mí me asusta más la factura de un dentista, que el propio Pérez. Un saludo y gracias por pasar.

Anónimo dijo...

Enhorabuena, Mar. Una lee esto, recuerda su infancia con el dientecillo debajo de la almohada...!Y se le ponen los pelos de punta!. Un beso. Nuria.

Lola Sanabria dijo...

Lo de los dientes de leche y la boca ensangrentada me ha puesto los pelos de punta, como debe ser en un relato de terror. Mi enhorabuena, Mar.

Abrazos sin terror.

Mar Horno dijo...

Nuria, es que lo de los dientes a mí siempre ha puesto los pelos como pinchos. Es que no es natural que un ratón se lleve tus dientes por muchas vueltas que le des. Un beso.

Mar Horno dijo...

Gracias Lola. A tí si que hay que darte la enhorabuena. Ya lo haré como es debido en tu blog. Me ha encantado oirte en Wonderland. Un beso.

Susana Camps dijo...

Es un buen micro, enhorabuena. La imagen idealizada del ratoncito contribuye a la crueldad del final, como debe ser.
Abrazos

Mar Horno dijo...

Hola Susana. Hoy día es muy difícil asustar. Con una imagen, con una música, con mucha sangre, quizás. Pero en un micro... Si lo he conseguido aunque sea un poquito, me doy por satisfecha. Un saludo.

Ximens dijo...

Buen relato de terror. La historia se lee muy bien. Enhorabuena por la selección.

Puck dijo...

Felicidades!!!! consigues crear una historia terrorífica con un personaje infantil lo que me parece complicadísimo y que tú has bordado.
saludillos

Elysa dijo...

Enhorabuena, Mar por esa mención. La verdad es que tu micro está muy bien pone los pelos de punta esa vuelta que le has dado al mito del ratoncito Perez.

Besitos

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Vale. A mí también me da bastante asquito lo de los dientes. Pero me ha gustado.
Después de leerlo, lo analizo a mi manera:
El padre se inventa la historia del Ratoncito Pérez, así que descarto la posibilidad de que realmente sea un roedor sádico y cabroncete el que arranque los dientes del niño.
Los dientes no aparecen, ni el dinero, cosa que desmonta la teoría del padre... Acuso... Fue el niño, por sus propios medios, los dientes se los ha tragado y saldrán por "dondetecuento".
Perdona por el tocho, pero verlo así casi me hace reír. Y sí, repito que me ha gustado.
Un saludo, Mar.

Gemma dijo...

Un micro muy bien escrito y resuelto. Hay terrores que paralizan por su textura hiperreal...
Un saludo cordial

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Si me sorprendí cuando conocí el fallo del concurso -a través de la I.M.- ahora me cuesta, todavía más, entenderlo.

Tu micro me parece excelente, Mar. El que las ratas sólo se llevaran sus dientes me parece el mejor cierre que podrías haberle dado y lo que remarca el clima de terror del micro.

Mis parabienes.

Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Hola Ximens, me alegra que te haya gustado. Aunque ser finalista de 200 no sé, no sé. Un saludo.

Hola Puck, qué alegría tenerte en el Blog. Si consigo aunque sea un poco de repeluco, estoy satisfecha. Un beso.

Elysa, ese ratón nunca fue de fiar. Con este testimonio lo he desenmascarado. Un beso

Mar Horno dijo...

Alberto, qué bien se te dan las versiones. Gracias por tu comentario.

Hola Gemma, bienvenida. Muchas gracias. Vuelve cuando quieras.

Hola Pedro, muchas gracias. El fallo sorprende pero un concurso es un concurso, siempe se corre ese riesgo. Un saludo.

No Comments dijo...

Enhorabuena. Mejor que cualquiera de los premiados.

Y enhorabuena también por la mención en Wonderland.


Un saludo indio

Mar Horno dijo...

No Comments, un orgullo haber compartido contigo y con los demás finalistas, esta semana en Wonderland. Un saludo y bienvenido al blog.

Miguelángel Flores dijo...

Uah! Final bestial, genial (e ideal, ya puestos...)
Qué fuerte. Una historia en principio tan blanquita , tan hogareña y familiar, y acaba como un cuento gore, gore, gore. Porque esa imagen de la rata sacando los dientes aun duros es... Pero es cierto que es raro, que encima no sea capaz de dejar ni un eurillo..., por Dios.

Isabel Barceló Chico dijo...

Felicidades por haber sido seleccionada. He pasado a leer los relatos ganadores y en fin... Lo importante es seguir trabajando con el mismo tesón, única garantía de que seguirás creciendo como escritora y como persona. Besos y enhorabuena.

Mar Horno dijo...

Miguel Angel que no sabía cómo meter miedo y digo, ea pues a lo bestia, sin dientes. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Isabel, muchas gracias, pienso lo mismo que tú, lo importante es escribir. Tengo pendiente tu capítulo, pero como es largo he decidido dejarlo para cuando esté tranquila y pueda leerlo a conciencia. Un beso.

Publicar un comentario en la entrada