jueves, 24 de noviembre de 2011

Parentesco

Dedicado a Triple C y a todos los que lo integran

De vez en cuando la tierra se desentumece. A su modo desmedido. Estira sus huesos graníticos y en la Sima se produce un crujido. Las criaturas marinas perciben la vibración y despiertan de su sueño de algas y sargazos. Chillan excitados y se ponen en camino. El océano se ondula suavemente y, siguiendo el horizonte, se dirige hacia la costa a donde llega agigantado. Olas descomunales arrasan los pueblos. Los tritones y sirenas, aprovechan la confusión, nadan entre la espuma sucia, restos de barcas, animales muertos y se adentran en el litoral inundado. Recogen su ansiado botín. Luego, mientras arrastran a los ahogados mar adentro, muestran sus dientes afilados y se relamen. No todos los días pueden practicar el canibalismo sin remordimientos.


El Blog Maremotos agradece las biografías en el evento "Conociéndote" de Triple C y hace una advertencia: ¡¡¡cuidado con las sirenas!!!.

18 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Mar, es inquietante tu micro y especialmente literario por la forma y por la elección cuidadas de las palabras, me gusta mucho eso. Después decirte que estoy en fuera de juego con la dedicatoria a Triple C y sobre la advertencia, pero estaré atento de las sirenas, gracias por avisar.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

MAR HORNO
Hola Nicolás. Triple C es la cofradía del cuento corto (hazte cofrade ya!) y organiza diversas actividades de escritura para sus miembros. Una de ella era "Conociéndote" en la que tenías que escribir una microbiografía de un compañero cofrade que te asignaban por sorteo. Ha sido una iniciativa fantástica, y este micro mío es una réplica a la biografía que han escrito de mí. Un saludo y gracias por pasar. Mar Horno.

Rosa dijo...

Ufffff los dientes de las sirenas no se me van a ir de la cabeza en todo el santo día...
Un relato genial para Trple C.

Besos desde el aire

Patricia Nasello dijo...

Enhorabuena, Mar!!!!
Dos enhorabuenas
Por las preciosas palabras que recibiste en Triple C.
Por el micro EXTRAORDINARIO que has dedicado al grupo.
Y como de este grupo yo formo parte, te doy las gracias.

Un abrazo admirado

Esperanza dijo...

Fantástica réplica a tu biografía ¡¡Quien te la habrá escrito!! je,je,je

Cuidado con las ninfas.

Un abrazo,

Mar Horno dijo...

Rosa, no sabes lo afilados que los tienen. Un beso.

Patricia, ya has podido leer mi biografía. Qué ilusión, sólo espero enterarme de quien ha sido.Un saludo.

Esperanza ¿no habrás sido tú? Voy a interrogar ahora mismo a Danik. Me muero de la curiosidad. Un besito.

Lola Sanabria dijo...

Gracias, mil, Mar.
Nos seguimos leyendo, aquí, en Triple C, o donde sea.

Abrazos marinos.

Adivín Serafín dijo...

Canibal relato que me ha llenado mi estómago y mi mente.

Blogsaludos

Anónimo dijo...

Qué buena esa iniciativa de Triple C!!!. Lástima que una no esté todavía en condiciones de formar parte de estos grupos.

El texto, inmenso. Como el mar. Como tu capacidad creativa.

Un beso y hasta prontito.
Nuria.

Mar Horno dijo...

Eso, eso Lola, nos leemos en donde sea. Un beso.

Adivín, lo de que te ha llenado el estómago me hace sospechar. ¿eres un tritón?. No me extrañaría. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Nuria anímate, solo hay que tener ganas de escribir y de aprender. Hazte cofrade de Triple C. No te arrepentirás. Un beso.

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Guau! Esa sensación de estar a salvo de la riada sobre un coche, y que te agarre de un tobillo una sirena para arrastrarte a mar adentro es de locos... o es genial.
Un saludo.

Elysa dijo...

Preciosa dedicatoria, Mar. Yo estoy en la cofradía pero no me aclaro, me pierdo sobre lo que hay que hacer, voy a dedicarle un tiempo a ver si me aclaro.

Besitos

Anónimo dijo...

Jolín...Mar...me has hecho imaginar a miles de japonenes devorados bajo las aguas del stunami...uff!!!¿Podré nadar con tranquilidad en el mar Mediterráneo este verano sin recordar este relato tuyo?...Espero que sí...esto es más terrorifico que "Tiburón"...
Pilar

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, siempre me gustaron las sirenas, pero desconocía esta especie antropófaga, y aún menos ese tritón -dulce animal donde los haya- devora hombres, en su sentido mas estricto.
Y esas algas y sargazos...me ha venido a la cabeza el Mar de los Sargazos, donde algunos creían que estaba la Atlántida, el continente perdido y cuna de todos los sueños, de todas las ficciones.

En ese Océano tuyo percibo a Jasón y los Argonautas buscando el vellocino de Oro, y yo leyendo lo que escribes me desentumezco y mi contorno se llena de un celestial canto de sirenas.
No, no me fío, ni un pelo.
Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Alberto, ya te digo, cuidado con los maremotos. Un saludo.

Elysa, solo hay que dedicarle un poquito de tiempo. Venga, anímate, merece la pena. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Pilar, tiburón se queda en mantillas al lado de ciertas sirenas, ja, ja. Un beso.

Mar Horno dijo...

Xavier, el canto de las sirenas siempre fue engañoso, ya se sabe, las mujeres bellas e independientes siempre son muy malas. Pues puestas a ser malas, lo serán con razón. Sólo confío en que esperen a que estén bien ahogados. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada