sábado, 10 de diciembre de 2011

Mal de altura


El Microrrelatista ha publicado un microrrelato mío hoy en su página acompañado de una magnífica ilustración de Chagall.

Gracias Torcuato.

Os lo recomiendo, por aquello de salir del blanco.

Se llama "Mal de altura".

22 comentarios:

Yolanda dijo...

Excelente micro, Mar. Enhorabuena.

Cabopá dijo...

Vengo de leerte, allí he dejado mi comentario.
Besicos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Te leí y comenté allí, Mar.

Como siempre, es un placer leerte.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Joer...!!Chica, Mar...nunca dejas que al final de tus relatos, pueda tener la boca cerrada...qué final más bueno, amargo, qué intermedio más vengativo y celoso...A mí me ha parecido, impecable!!!!!!
Pilar

Sara Lew dijo...

Como ya te dije allí, excelente relato.
Un lujo leerte.
Un beso.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, luce excelente tu microrrelato en El Microrrelatista.
¡Enhorabuena!

Un abrazo.

Miguelángel Flores dijo...

Me encanta toda la sutileza del micro. Te lo he dicho allí.
Un abrazo, Mar.

Lola Sanabria dijo...

Es buenísimo, Mar. Dejas miguita a miguita las huellas del asesino. Escribes de maravilla.

Abrazos sin resbalones.

Patricia Nasello dijo...

Para allá voy, Mar

Ximens dijo...

Te lo he dicho allí. No llego.

Mar Horno dijo...

Hola Yolanda, HOla Capopá, lo suyo es leerlo allí, que tiene otro regustillo. Un beso


Pedro, para mí, si que son un disfrute tus comentarios. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Pilar, que no te dejo de estar de vacaciones ¿o, no estarás trabajando? De una forma o de otra espero que hayas disfrutado. Un beso.

Mar Horno dijo...

Hola Sara, lo que me ha gustado publicar en El Microrrelatista. Tenía una envidia que me moría. Deseo cumplido. Un beso.


Nicolás, a que sí, a que se ve bien Mal de altura allí. Allí todo se ve de otra manera. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Miguel Angel, muchísisimas gracias por tu comentario. Un saludo.


Lola, que viniendo de tí, me pongo más que colorada. Un beso.

Mar Horno dijo...

Gracias Patricia por leerme. Un beso.

Ximens, no te preocupes, que allí te lo explico. Pero igual el micro no funciona tan bien como yo creía. Un saludo.

Elysa dijo...

De allí vengo, pero es igual, te repito, un final magnífico, aclara todo el micro.

Besitos

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

jejej. Es muy bueno.
Hay que saber medir las consecuencias, pero así es el circo... La verdad es que se lo pusieron a huevo al marido.
Un saludo, Mar.

Mar Horno dijo...

Gracias Elysa por leerme allí. Un beso.

Alberto, mal de altura que se llama y la trapecista sabía a lo que se arriesgaba. Un saludo.

Lola Sanabria dijo...

Por la razón que sea, no me deja comentar en lo de Pompas de papel. Ya te voté. ¡Suerte, Mar!

Abrazos a pares.

Mar Horno dijo...

Lola, es que tienes que pinchar primera en la página principal un Me gusta, que es como hacerte amigo de la página y después meterte en el Menú Notas. Si no lo haces no te deja. Un beso.

ana dijo...

Excelente,muy bueno...haces que parezca normal una historia llena de venganza y el escenario ,perfecto!
Besos guapentona!Ana

Mar Horno dijo...

Ana, una circo es el escenario perfecto para cualquier pasión. Un beso, te echaba de menos.

Publicar un comentario en la entrada