miércoles, 7 de diciembre de 2011

Estoy absolutamente en blanco...

Recurriendo a Twitter


Desde que desapareció Jorge, mis padres se esmeraron tanto en quererme como yo en no preguntar ¿acaso soy el guardián de mi hermano?.

Siempre me gustó la cocina. Mi especialidad es la carne. Esta noche he invitado a cenar a Marlene. Le haré una buena salsa.

Siempre fue un virtuoso de la mentira. Lo hacía tan bien que él mismo nunca sospechó que jamás la había querido.

El hombre es un simio y, como tal, imita el comportamiento de un hombre.

La vida son cuatro vinos. Saboréalos despacio.

31 comentarios:

Cabopá dijo...

Pues yo brindo con uno de esos vinos...y lo saboreo despacio.
Besicos vecina.

Odys 2.0 dijo...

Muy ingeniosos, los cinco, desde la intertextualidad del primero, pasando por el doble juego del segundo y la ironía del tercero y el cuarto, hasta el sabor añejo del quinto.

Besos.

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, pues sigue en blanco, así podremos saborear estos sorbos que nos ofreces, perfectos para estos días discontinuos.
Me ha gustado especialmente el mentiroso. El arte de mentirse a uno mismo es uno de las "virtudes" del ser humano.

No te preocupes estos nuestros son tiempos rápidos, y estas ráfagas, estos destellos que nos ofreces se adecuan a los ritmos de las compras, los niños, y la vida.

Tu nunca estás en blanco, la menta descansa y la musa se aletarga sigilosa, pero volverá plena, llena de nuevas historias, y nos volverás a sorprender como haces cada día.

Yo estos días me como las uñas esperando el fallo del concurso de la Microbiblioteca, todo es pura envidia...

Un abrazo Mar.

Sara Lew dijo...

Buenos micros, Mar. Cuando acabas de leerlos continúas saboreándolos :-)
Besos.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, leídos así rápidos y con un poco de hilo hacen una buena historia los cinco hiperbreves. Me gustó el del vino.
Por cierto, eso de que estás en blanco, es un título literario, ¿verdad? Porque demuestras que no es así. Eres una de las grandes.
Un abrazo.

Iván Teruel dijo...

Cinco joyas. Cinco fogonazos. Cinco latigazos de lucidez.

Los ha definido muy bien Alberto, así que no añado más. Bueno sí, que me ha encantado el primero, con esa referencia al pasaje bíblico de Caín y Abel. Por cierto, esa respuesta en forma de pregunta del hermano homicida es uno de los momentos más intensamente dramáticos del Génesis. Por eso está tan bien traído en tu micro, porque encaja con lo trágico de la situación y porque invita a la reflexión sobre el componente cainita que creo que tienen la mayoría de las relaciones entre hermanos.

La ambigüedad entre sutil y macabra del segundo también me ha gustado mucho.

Por cierto: siempre que paso por aquí, aunque hasta ahora no te haya comentado, la calidad literaria de todo lo que vas colgando raya un nivel muy alto. Así que, como dice Xavier, que sigas en blanco mucho tiempo. Nosotros seguiremos disfrutando.


Un abrazo.

Anónimo dijo...

Cinco micro/macro historias estupendas: micro (por lo breves) y macro (por su profundidad). Condensar la escritura tanto y con tan excelente ressultado no es tarea fácil... Y tú lo consigues.

Un beso,
Nuria.

P.D. De blanco solo acierto a ver en la espuma de las olas que siempre imagino contemplar asomada al balcón de tu blog

Anónimo dijo...

Cinco micro/macro historias estupendas: micro (por lo breves) y macro (por su profundidad). Condensar la escritura tanto y con tan excelentes resultados no es tarea fácil... Y tú lo consigues.

Un beso,
Nuria.

P:D: De blanco solo acierto a ver la espuma de las olas que siempre imagino contemplar asomada al balcón marino de tu blog.

(Duplico comentario, porque he visto errores. Una que tiene un poquito de fiebre y no ve bien las teclas. Disculpas.)

Maite dijo...

Pues yo además de esos cuatro vinos, me he tomado estas cinco delicatessen con todo el tiempo y las papilas gustativas alerta, para saborear los textos como se merecen. Si me permites, hoy voy a poner en práctica el quinto. Abrazotes.

Patricia Nasello dijo...

Pues qué blanco tan radiante el tuyo!
Los he releído varias veces para poder elegir un preferido. No atino a escoger ninguno, todos tienen igual nivel de excelencia.
Bravo!!!

Abrazos

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Cinco disparos certeros. Cinco balas de plata directas al cerebro.

¡Bendita falta de inspiración!

Te declaro mi admiración incondicional, por contat tanto y tan bien con tan pocos caracteres.

Zumo de literatura.

Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Son como gotas de lluvia que brillan en el cristal de una ventana cuando sale el sol.

Muy buenos.

Abrazos twitteros.

Rosa dijo...

Pequeñas joyas...

Besos desde el aire

Mar Horno dijo...

Cabopá, brindo contigo, despacio, saboreando. Por la amistad.

Mar Horno dijo...

Odys, diseccionas con precisión de cirujano. Gracias por comentar. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Xavier, que llevo cuatro o cinco días que no doy pie con bola. No se me ocurre na de na. Estoy preocupada, como quien dice estoy viviendo de las rentas. Te haré caso. Palabras sabias las tuyas, dejaré descansar a la musa. Yo estoy deseando también que salga el fallo de La microbiblioteca. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Sara, eso pasa con los hiperbreves, que son tan cortos que hay que saborearlos a sorbitos pequeños. Un beso.

Nicolás, que sí, en blanco como una sábana lavada con jabón del bueno. Un saludo.

Cabopá dijo...

Marcito en mi ventana he dejado una fotico de la hoja de diciembre para ti, cuando quieras pásate por allí y llévate la que quieras en tu "maremoto" un Faro quedará bien dando algo de luz a las mareas....
Besicos

Yolanda dijo...

Me ha encantado Mar, admiro tu facilidad de decir tanto con tan pocas palabras y de una forma tan amena. Un abrazo.
microsyotrashistorias.blogspot.com

Mar Horno dijo...

Iván, qué privilegio que puedas pasarte por aquí. Yo sé que tenemos el tiempo más que justo y muchas veces no podemos comentar. El hiper ¿acaso soy el guardián de mi hermano? es terríble y esconde esa relación amor odio entre hermanos. Yo creo que nunca superaré los celos por el mío, de hecho todavía continúa desaparecido. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Nuria, espero que te encuentres mejor. Espero que los hiper le hayan bajado la fiebre como un buen jarabe de esos que se hacen enla rebotica. Un beso y que te mejores guapa.

Maite, no hay nada como tomarse un buen vino y unas tapitas con una buena amiga. Me apunto. Un beso.

Mar Horno dijo...

Patricia, yo eligo por tí. El del vino. Es un grito a la vida, al carpe diem. Un abrazo breve pero intenso.

Mar Horno dijo...

Pedro, muchas gracias por tus palabras. No sé cómo agradecerte tu comentario, es como un regalo. Un abrazo muy fuerte.


Lola, tu comentario es un hiperbreve precioso. Tu abres la pluma hasta para hacer la lista de la compra y te sale poesía. Un beso.

Mar Horno dijo...

Rosa, elige la joya que quieras y la engarzas para hacerte un sortija. Un beso.

Mar Horno dijo...

Hola Yolanda, gracias por pasarate. Espero que estas cinco pinceladas te alegren el día. Un beso.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Querida Mar:

El título le da más valor a los escritos, si cabe. No terminas de resignarte y en tu fantasía paladeas como un caramelo, una vez y otra, la sensación de libertad absoluta que te recorre. No te desanimas. La libertad nunca se detiene por este contratiempo, que uno siempre ve, no como una oportunidad perdida, sino como un aviso, un complice guiño del destino. Saber que en tu interior siempre queda algo que se despliega poco a poco, insuflando una buena cantidad de aire a esa bolsa, a ese globo estimulante de la novedad, que buscamos todos aquellos que te leemos y admiramos.
Perteneces, Mar, a esa clase de escritores que sabe que la única forma de ser feliz es hacer felices a los demás, pero estás convencida de que esto depende fundamentalmente de lo que tú escribas.

Gracias.

Un fuerte abrazo.

Elysa dijo...

Pues para estar en blanco, estos me parecen cinco joyitas. El primero es asombroso.

Besitos

Mar Horno dijo...

Amigo mortal, tus comentarios siempre me dejan descolocada, como si hubiera pasado un vendaval y me hubiera arrancado el tejado de la casa. Tú comentas como si estuvieras escribiendo una novela, bueno no, un libro de poemas. Un saludo y muchas gracias por comentar.

Mar Horno dijo...

Elysa, pues sí, aunque no te lo creas me voy a pasar diciembre más en blanco que la nieve, que me conozco de otros años. No puedo con este mes. Un beso

Ximens dijo...

Joder, pues si eso es estar en blanco. La verdad es que tampoco sé que es eso de recorrer a Twitter. ¿Ir a por texto ya escritos?. Pero vamos, ya quisiera yo que mi fábrica diera esas cuatro pinceladas por cinco veces en todo un mes. A mi me han gustado todos pero el que más el de cenarse a Marlene, pues es el menos explicito.

Mar Horno dijo...

Ximens, he recurrido a textos que ya había escrito en Twitter hace algún tiempo. Es que de verdad estoy más en blanco que la blanca Navidad. Coincido contigo, el de Marlene es muy especial, la salsa que la va a acompañar está riquísima. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada