viernes, 5 de agosto de 2011

Supongamos el envés de la historia

Finalista Premio Revista Eñe de literatura móvil

Supongamos el envés de la historia. Solo quizás, hipotéticamente, él habría llamado a la puerta con un ramo de rosas rojas. Podría haberme dado un beso, haberme invitado a comer a La Boussole, haberme dicho que me quería. Yo, antes de salir a cenar, podría haber cogido las tijeras del cajón para cortar un pequeño hilo suelto de su chaqueta, señor inspector, en vez de clavárselas en el estómago, cuando me dijo, sin flores, sin beso, sin compasión, que me abandonaba.

(Finalista Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011).

10 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Mar, felicitaciones. Ser finalista en este concurso son palabras mayores. Además con total justicia pues el micro es un conjunto de originalidad, maestría y conjunción de las palabras.
Me ha encantado. A partir de ahora le llamaré de usted, pues se lo merece.
Un abrazo grande.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Nicolás, la verdad es que quedar finalista en un concurso donde se presentan 14.000 micros es como ganarlo.

Sara Lew dijo...

No lo conocía, Mar. Y me parece un micro fantástico.
Un beso.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Sara. La verdad es que colar un micro como finalista en el Premio Revista Eñe es casi misión imposible. Me siento muy orgullosa de él. Un beso.

Anónimo dijo...

No conozco ni el 0'5% de los concursos de los que aquí se habla...pero...me gusta releer tus relatos, que hay que mirar entre líneas para imaginar en ellos largas historias...Me sorprenden, siempre...un abrazo
Pilar

Mar Horno dijo...

Miles de gracias Pilar, no hacer falta conocer los concursos, solo disfrutar con la lectura de los micros. Un besazo.

Anita Dinamita dijo...

Mar, qué contundente es este relato, menudo envés...
Un abrazo

Mar Horno dijo...

El envés de las cosas son lo más interesante. Haber colado este micro entre los finalistas del Concurso de Eñe, para mía es todo un logro. Muchos besos envesados.

Miguelángel Flores dijo...

Genial, el micro y quedar finalista. Yo casi veo a esa pobre mujer despechada dar explicaciones a un juez que la mira como si estuvira ida. Enhorabuena, Mar.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Miguel Ángel. La mujer se las traía. Un saludo.

Publicar un comentario en la entrada