viernes, 2 de diciembre de 2011

Conociéndote

Gracias Esperanza


La Cofradía del Cuento Corto Triple C propuso escribir una biografía literaria sobre sus miembros, una especie de amigo invisible. Así quedó la cosa en mi caso.


Así me ve Esperanza Quisiera contarte

Conociendo a Mar Horno

Entre olas y mareas,  escribe un microrrelato  y ya nada vuelve a ser igual, el mar se postra a sus pies y la tierra cruje de envidia.  Neptuno celoso escupe  remolinos que engullan sus palabras pero se queda prendado en el intento y las lee una y otra vez hasta que se hunde en las profundidades abrazado a sus historias.
 Navega con un cofre lleno de sueños y con un saco cargado de premios. A los primeros los mima, los retrata y los viste de magia;  a los segundos les dedica instantes de alegría y luego los olvida en la estantería.
 ¿Será una sirena vestida de escritora?,  ¿una ninfa literaria?. No, es la espuma del mar esperando ser contada.


Y así veo yo a Leo Mercado Viento Norte

Conociendo a Leo Mercado o la poesía ungüento

Es curiosa la soledad cuando sopla el viento norte. Se solaza en sí misma y se place en tardes de poemas y huesos. Entonces las palabras fluyen en papelitos o postales mientras un ulular violento en la ventana nos recuerda que afuera arde el mundo. Que arda. La casa está cerrada a cal y canto. No importa, nosotros ya olvidamos las razones de la cólera, ya olvidamos los panfletos del fracaso y con versos de antropólogo hilvanamos a puntadas largas los desperfectos del alma. A veces es mejor no ver, para imaginar las letras despojadas del negro, convertidas en cóndores tatuados que vuelan sobre las páginas blancas de libros soñados. Letras como pájaros que planean sobre corrientes de sentimientos, desbaratando el orden establecido, colocando las montañas arriba, el cielo abajo. Respectivamente. Cambia el plano del mundo y ya no importa la nostalgia porque ya sabemos revolver en el cajón olvidado, buscar en el estante polvoriento hasta encontrar un poema para coser cuerpos.

20 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Mar, estupenda el punto de vista que tiene Esperanza de ti. Me encanta y la suscribo. Admiro la forma de escribir que teneis las dos, de la lecturas de vuestros relatos se aprender mucho.
A Leo Mercado no la conozco pero con tu presentación, ya estoy tardando.
Un abrazo fuerte.

Lola Sanabria dijo...

Dos semblanzas que tienen en común la belleza de sus palabras que dibujan, más que relatan.

Enhorabuena a ambas.

Puñado de besos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Yo sigo disfrutando de esta iniciativa de la Cofradía de la que no llegué a participar.

Me siento un voyeur

Un abrazo,

Mar Horno dijo...

Nicolás, para mí llegar hasta el blog de Leo Mercado fue un descubrimiento. Sus poemas son de otro mundo. Pásate. Un saludo.

Lola, tienes toda la razón, están llenas de palabras bellas y sentimientos del alma. Un beso.

Mar Horno dijo...

Pedro, puedes hacerte de la Cofradía cuando quieras. Aunque se un voyeur tiene su punto. Un saludo.

Elysa dijo...

Estoy con Lola, lo ha dicho muy bien, la belleza de las palabras que dibujan, más que relatan.

Besitos

Laura dijo...

Me ha encantado la descripción de Leo. Él tiene que estar encantado, y tú encantada también con la que hizo Esperanza. Bueno, ninfa literaria, que sigas así por mucho tiempo.

Un beso.

ESPERANZA dijo...

Mar, fue un placer dibujar tu retrato entre olas y mareas y si además te has sentido identificada, doble recompensa para mí.

Un abrazo de sirena.

Mar Horno dijo...

Elysa, Laura, que me ponéis colorada. Un beso.

Mar Horno dijo...

Muchísisimas gracias Esperanza. Que me quedé huérfana y tú me adoptaste. Me compraste vestidos nuevos y me cantaste bellas canciones antes de dormir. Un beso mamá.

Patricia Nasello dijo...

Grandes semblanzas!!!
Preciosas semblanzas las que se retratan.

Ha sido un encanto leerlas
(Como todo lo que leo en este blg)

Abrazos, dos

Elena Casero dijo...

Es una hermosa biografía de la pluma de mi amiga Esperanza.

Miguelángel Flores dijo...

Preciosa descripción que hace de ti Esperanza.
Y al señor Mercado no lo conozco, pero tu descripción tienes tantas imagenes (preciosas todas) que parece un álbum de fotos, y dan ganas de conocer al de las fotografías.
Felicidades a los tres.

Rosa dijo...

Una belleza las dos. Esperanza te ha dedicado una maravilla y la tuya no se queda atrás.

Besos desde el aire

Mar Horno dijo...

Patricia, muchas gracias, para mí sí que es un placer tus comentarios en mi blog.

Elena, la biografía es un dulce navideño. Un beso.

Hola Miguel Angel. Visita "Viento Norte", merece la pena. Un saludo.

Rosa, es verdad, la biografía de Esperanza es inolvidable para mí. Un beso.

Anónimo dijo...

Una belleza de texto el que te dedica Esperanza: "La espuma del mar esperando ser contada" (Desde ya mismo, adopto esta preciosísima imagen con permiso de las dos).
Hermosa la semblanza que tú le dedicas a Leo. Por tus palabras, debe de ser un ser maravilloso.

Un beso,
Nuria.

Mar Horno dijo...

Nuria, Esperanza me ha dedicado la brisa del mar, esa que te acaricia cuando estás sentada en la orilla mirando el horizonte.
La poesía de Leo es sublime, para mía ha sido un descubrimiento. Su blog se llama Viento Norte. Un beso Nuria y gracias por tus comentarios.

Anónimo dijo...

Gracias a tí, Mar. Siempre. Por haber dejado que me "colara" en tu blog, sintiéndome como en casa, como si formara parte de este maravilloso grupo de blogueros narradores de historias. En este tiempo, solo me he aventurado a dejar comentarios en Caleidoscopio (no muchos) y aquí, en Maremotos, donde me he sentido realmente a gusto.
No me olvides. Cuando me sienta más segura de mí misma, volveré.
Ha sido unn inmenso placer conocerte a través de tus escritos.
Un beso con todo el cariño del mundo.
Nuria.

Mar Horno dijo...

Nuria, por Dios, que esto parece una despedida y me niego, que bastante tengo ya con aguantar que sea diciembre, el peor mes del año. Que te colaras en mi blog ha sido un placer y desde aquí te animo a que abra el tuyo propio que tienes mucho que escribir y que ofrecer a los lectores. Tus comentarios si que han sido un placer y los espero en estas fiestas navideñas, si sobrevivimos a ellas, claro está. Un beso muy cariñoso guapa.

Anónimo dijo...

No es una despedida, Mar. Es un hasta pronto, lo más pronto que me sea posible. Estoy bajita de moral.
A mí tampoco me gusta el mes de diciembre. Pero sobreviviremos a las fiestas de la mejor manera posible.
Te envío un beso enorme y un abrazo inmenso.
Nuria.

Publicar un comentario en la entrada