viernes, 18 de noviembre de 2011

De maletas y mariposas

Ganador de Octubre en Triple C



En mi maleta viven mariposas rojas. En ella habían vivido toda clase de animales, pero mariposas… Recuerdo el conejo blanco que la habitó cuando estaba en el colegio, manchaba mi uniforme y hacía agujeros en mis calcetines. Luego vino el cuervo, cuando murió papá, que traía objetos brillantes del cementerio como relojes parados, cristales de fotos de difuntos y letras doradas de lápidas. Me parece que después se atrincheró el león, cuando estaba en la universidad, que copulaba sobre mis jerseys y desordenaba toda la ropa en sus luchas por el territorio. Después, creo, el lobo, durante mi matrimonio, que me daba zarpazos y dentelladas de cánido déspota, paternalista y pérfido. Cuando me jubilé, se instaló una tortuga centenaria que orientó las faldas según el Feng Shui y estableció el equilibrio yin yang entre camisas y pantalones. Pero las mariposas… Me dan paz, resignación, compañía. Esta noche han aleteado sin prisa hasta mi cama y se han posado sobre mi pecho. Son leves y cálidas. Han acercado sus trompas a mi oído y me han susurrado su secreto. Mi cabeza se ha descolgado, lacia, hacia un lado de la almohada y mis ojos muertos han visto, a través de la ventana, a La Parca llamar a sus emisarias con un suave siseo. La maleta queda, al fin, vacía.



Ganador del mes de Octubre en el Concurso de Minificciones a partir de imagen en Triple C.

44 comentarios:

Puck dijo...

Felicidades!!!! me encanta.
saludillos

ana dijo...

MARAVILLOSO!! Me ha emocionado mucho...es una forma muy hermosa de relatar un tránsito inevitable,quiero pensar que para todos puede ser así ....me ha encantado!!
Un besito guapa,Ana

Rocío Romero dijo...

Felicidades Mar, entro por primera vez a tu blog y me has golpeado en el centro del pecho. Magnífico.
Me quedo por aquí ;)

Odys 2.0 dijo...

Hermosa alegoría de la vida, como una maleta de fábula que se va llenando y vaciando de animales como representación de las distintas etapas por las que pasamos.

Felicidades!

Maite dijo...

Lo sabía, lo sabía, lo sabía :) no pasa un día sin tener que darte la enhorabuena, el texto es de 10. Precioso. Un besazo.

Patricia Nasello dijo...

Un cuento bellísimo, Mar. Y un premio que nos deja con doble sonrisa: por la merecido, por la encantadora manera en que describís este viaje magnífica que es la vida.

Enhorabuena!!!!

Abrazo admirado.

Rosa dijo...

Mar me encanta el relato, aunque me tenéis el corazón dividido. Enhorabuena y mil besos desde el aire

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, extraordinario relato. Diferente a todos los que he leído a partir de la misma imagen.
Ese camino de la vida convertido en sombras de animales, reflejando cada momento vital, cada punto de inflexión. El conejo blanco, inmaculado, porque así es la niñez y ese cuervo negro que es la muerte cercana, el león que busca su lugar en el Reino de la Selva, y ese lobo fagocitador de ilusiones. Y para acabar la tortuga, lenta, parsimonioso, porque así es la vejez, que nos prepara para la expiración...No digo nada de las mariposas, tan efímeras, como ese aletear de párpados, ese último resuello en el mundo de los vivos, pero tan frágiles y tan hermosas.
Felicidades por el texto y por el premio.
Que sepas que ya no pienso presentarme a ningún concurso donde también te presentes tú.

Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Es un buen micro. Tenemos buen gusto y se nota.
Un beso y felicidades.

Cabopá dijo...

Es precioso Mar, no me extraña el premio...
Toda una vida "animal" metida en una maleta...pero las mariposas rojas...
Besicos.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, excelente micro en que cada animal habitante de la maleta (vida) proporciona unas vivencias. Me ha gustado esa comparación.
¡¡Felicidades por el premio!!
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Un relato fantástico. Me encantó tu camino de vida con diferentes animales, y ese final de mariposas rojas.
¡Enhorabuena!

Mil abrazos.

Mar Horno dijo...

Puck, cuanto tiempo, te echaba de menos, a mí se que me encanta encontrarte en mi blog.

Ana, tus comentarios siempre me dan la medida justa de lo que escribo. Que bien traduces los sentimientos. Un beso.

Mar Horno dijo...

Rocío, bienvenida. Me alegra de que hayas tenido una buena entrada. Espero que el micro te haya acariciado el alma. Vuelve cuando quieras. Un beso.

Odys, que bien lo has expresado, una fábula. Ojalá fuese así, ese tránsito tan terrible de la mano de mariposas rojas. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Maite, espero que seas medio bruja, yla cosa siga con esas estupendas predicciones. Muchas gracias, tengo una pitonisa particular. Un beso.

Ay Patricia, la admiración es mutua. Tienes una sensibilidad que ya la quisiera. Un besazo.

Mar Horno dijo...

Rosa, sé que tienes el corazón dividido, pero latirá con más fuerza. Un beso.

Mar Horno dijo...

Xavier, qué habilidad la tuya para destripar un micro. Lo haces con precisión de cirujano. Y en cuanto a no presentarte a los concursos espero que no lo digas en serio, no conozco contrincante mejor que tú. Un saludo leve como mariposa pero fuerte como león.

Mar Horno dijo...

Luisa, gracias por el comentario y por visitar el blog, sé lo ocupada que estás con tu maratón de micros. Por cierto, nunca más me atreveré a hacer una versión de un cuento clásico, después de leer los tuyos. Son insuperables. Un beso.

Cabopá, cuando ya ves asomar a la tortuga, échate a temblar. Ja, ja, Un beso.

Mar Horno dijo...

Hola Nicolás, ¿no somos nosotros acaso animales? Pues eso. Un saludo.

Lola, te agradezco tu comentario. La vida es una jungla y espero que al final no haya un cementerio de elefantes, sino de mariposas. Un beso.

Elysa dijo...

Hermoso, Mar. Una alegoría de la vida. Relatando las distintas etapas a través de los animales. Preciosa esa escena final con las mariposas como emisarias de la parca.
Es una "gozada" de micro.

Besitos

Mar Horno dijo...

Elysa, disfrutar con lo que se lee es lo importante. No conozco mayor disfrutre que la lectura. Un beso y gracias por tus visitas, siempre son una gozada. Un beso.

Yolanda dijo...

Que razón tiene Xabier donde estés tu no hay que molestarse en presentarse, lo cierto es que te lo mereces es un relato fantásticoo. ¡¡ enhorabuena !!

Mar Horno dijo...

Yolanda, que he visto la previsión y se avecina un época de sequía. Lo importante es escribir, lo demás si acompaña pues estupendo y si no a disfratar. Un beso.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Gracias, Mar. La eternidad está en cualquier instante. Pero ésta hay que conquistarla y tú lo has conseguido con esta historia: Abrir el momento como se abre una granada para descubrir que no hay sólidos granos de tiempo sino el líquido de la eternidad. La llave que abre el instante se llama amor a la Literatura y tú nos la regalas hoy. Como un jugador apuesta todas sus fichas a un número de la ruleta, tú que has cosechado tanto sentimiento, lo has depositado en esta admirable entrada. Enhorabuena.

Un beso.

Mar Horno dijo...

Amigo mortal, hay comentarios que traspasan la frontera de la simple expresión del sentimiento o sensaciones que nos transmite un micro y pasan a ser pura literatura. Muchas gracias por tus comentarios. Son un regalo.

Miguelángel Flores dijo...

Estoy seguro de que te había comentado esta entrada. Creo que a veces se me olvida validar con letras o yo que sé, porque no es la primera vez que me pasa. Estaré más atento.

Te dije que me había gustado muchísimo ese repaso de vida a través de los animalitos, que además tan bien simbolizan cada etapa. Esas mariposas siseadas por su ama cuando acaban su cometido... Precioso, Mar.

De hecho, como la otra vez, el relato hace que se me olvide felicitarte. Felicidades, winer.

Adivín Serafín dijo...

Las mariposas esconden su vuelo en hojas de té verde, seguras de recordarte en cada vuelo rasante.

Blogsaludos

Mar Horno dijo...

Miguel Angel, a mí me ha pasado ya varias veces, que creo que he comentado y luego no aparezco, misterios de la blogsfera.
Muchas gracias, los animalillos y yo te lo agradecemos y yo con tu comentario ya me siento felicitada. Un saludo.

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Era uno de los mejores micros.
En este tiempo que te vengo leyendo, me he dado cuenta de la facilidad que tienes para describir un espacio largo en el tiempo (una vida) con muy pocas palabras.
Enhorabuena por el "diploma".

Gabriel Bevilaqua dijo...

Me gusta como escribes, y me gusta, especialmente, tu imaginación.

Saludos

Mar Horno dijo...

Hola Alberto, la verdad es que la vida son cuatro días o cuatro animales, aprovechémoslos. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Gabriel, gracias por pasarte, la imaginación al poder. Es lo único que nos queda. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Adivín, no conozco nada más poético que una mariposa con alas de té verde. Un saludo.

Elena Casero dijo...

enhorabuena Mar, es un relato muy logrado, me alegro de que haya ganado,.

Un beso

Anónimo dijo...

MAR HORNO
Gracias Elena, un privilegio recibir tu comentario. Me alegro de que te haya gustado. Vuelve cuando quieras, siempre es un placer recibirte.

Anónimo dijo...

Una alegoría de la vida (de las distintas etapas vitales) más originales y hermosas que he leído. Mi más sincera enhorabuena. Conocerte, descubrir tu blog ha sido como hallar un inmenso tesoro. Perdona que mis visitas no sean todo lo asiduas que mereces.
Un abrazo. Nuria.

Mar Horno dijo...

Nuria, uno lee por placer, nunca por obligación, así que sólo ven a visitarme cuando te apetezca de verdad. Siempre disfruto mucho tus comentarios. Vuelve pronto. Un beso.

Anónimo dijo...

Siempre me apetece visitarte, Mar. El problema es que no siempre puedo. Leerte JAMÁS es una obligación; es una devoción. Un beso. Nuria.

Mar Horno dijo...

Nuria, se me había olvidado comentarte, que vi en La Esfera Cultural un relato tuyo "Eso que llaman felicidad", para su Convocatoria de relatos de Navidad. Estoy deseando leerlo. Me ha alegrado mucho encontrarte allí. Un beso muy fuerte.

Anónimo dijo...

Vaya, has descubierto mi "secretillo"!. Aunque no tengo demasiado tiempo, me animé a enviar un breve relato a esta Convocatoria (me llamó la atención eso de que no pidieran los típicos cuentos navideños). También me animó un poquito el hecho de que en el Concurso de microrrelatos de abogados me seleccionaran dos meses consecutivos (Agosto y Septiembre). De hecho, también he enviado otro para el mes de noviembre... Ya sabes mi otro "secretillo". En diciembre no creo que pueda enviar micro.

Yo también estoy deseando leer tu relato en La Esfera Cultural. De antemano sé que ese "turrón" que anuncias en el título me va a encantar. Seguro que me endulzará las Navidades, que son súper tristonas.

Un beso y hasta prontito.
Nuria.

Mar Horno dijo...

Nuria, qué me dices, se me ha pasado tu micro de septiembre en el concurso de micros sobre abogados. Hacia allí me voy ahora mismo. Un beso.

Mar Horno dijo...

Nuria me ha encantado "Los deseos de Angélica", tiene un final muy poético, está bien construído y es, en el fondo, romántico. Un beso y mi enhorabuena.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por leer el microrrelato y por tus palabras. Eres un cielo. Un beso. Nuria.

Mar Horno dijo...

Ha sido un placer Nuria.

Publicar un comentario en la entrada