lunes, 3 de octubre de 2011

Mi amigo

En la Antología "El día de los cinco Reyes y otros cuentos" de miNatura Ediciones


Tengo un amigo. Le conocí mientras jugaba en el parque viejo, ese que está junto al cementerio. Iba mucho porque  a papá nunca se le ocurría buscarme allí. Estaba solo, y me estuvo mirando mucho rato hasta que por fin quiso acercarse, cuando yo me ponía boca abajo en el columpio haciéndole gracietas. Puede ser que los otros niños se rieran de él porque siempre iba con la misma ropa, vestido de domingo y el pelo pegado a la cabeza, y como yo no me río nunca de nada, decidió ser mi amigo. A mí me daba un poco de pena porque parecía enfermito, con sus moratones en los brazos, con su cara blanca como la pared. Siempre íbamos juntos a todas partes. Ya no me pegaban en el recreo cuando no quería dar mi bocadillo al gordo Pascual. Papá no se quitaba el cinturón cuando estaba él delante. El tendero Luis ya no me daba un beso pringoso mientras me entregaba las vueltas de la compra. Es el mejor amigo que he tenido nunca. Aquella noche, no se movió de mi lado mientras yo lloraba en mi cuarto después de que papá se fuera. Me secó las lágrimas con sus manos frías y, después, se dirigió muy decidido al dormitorio grande. Yo le seguí por miedo a que le pasara algo pero me quedé tranquila cuando lo vi sentado en el pecho de papá, que ya estaba durmiendo el vino, y le tapaba la nariz con dos deditos, como de broma. Papá pataleó y pataleó pero no consiguió que se bajara. ¡Qué juego más divertido!. Luego me asusté un poco, cuando mi amigo le arrancó una oreja de un mordisco, después un trozo de mejilla, después un ojo, después la lengua, y así, hasta que papá se quedó completamente quieto. Mi amigo se volvió y me sonrió con la boca ensangrentada de la que le colgaba un trocito de carne, y me dijo sin mover los labios: - vete a dormir tranquila Laurita, nunca más volverá a meterse en tu cama. Desde entonces mi amigo siempre está conmigo. Le gusta mucho dormir en el armario metálico del hospital.


Cuento finalista que formará parte de la edición en papel de la Antología "El día de los cinco Reyes y otros cuentos" de la Primera Convocatoria de miNatura Ediciones, cuyo fallo salió el 30 de septiembre. Con esta publicación la Revista Digital miNatura entra en el mundo editorial.


22 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Ultimamente te veo en todas partes y... te veo muy bien.
Felicidades. Gran micro.

Sara Lew dijo...

Enhorabuena!!
Un fuerte abrazo.

montse dijo...

Escalofriante y escalofriante. Por la historia y por el amiguito. Felicidades por su publicación!

Nicolás Jarque dijo...

¡¡Enhorabuena Mar!! Estás en estado de gracia. Sigue así. Este relato es desgarrador como él solo. Te provoca un escalofrío al final que es difícil de expulsar. Me ha gustado ese final justiciero y esa explicación de psiquiátrico.
Es un gran relato, digno de enmarcar.
Un abrazo.

Maite dijo...

Hoy no sé qué ha pasado con mis comentarios, pero se han perdido en la inmensidad de la blogosfera, en definitiva, venía a decir que el relato tiene una gran prosa y un fondo reflexivo que bien merece su publicación en papel. Estás que te sales Mar, a ver si con un poco de suerte ya apareces como ganadora en el de abogados y lo celebramos por todo lo alto ;)

Elysa dijo...

Enhorabuena, es un gran micro sobre una historia dura. Muy merecido esa publicación.

Besitos

Mar Horno dijo...

Gracias Luisa, que he estado toda la primavera sembrando y ahora recolecto. Me han salido unas verduras estupendas. Estoy deseando leer tu capítulo en domingo próximo. Un beso.

Muchas gracias Sara. Todavía tengo la resaca de "Rompiendo barreras". Un abrazo.

Montse, la verdad es que nadie sabe lo que ocurre en la mente de un niño maltratado. Debe ser escalofriante.

Lola Sanabria dijo...

Los pelos de punta. Enhorabuena, Mar.

Abrazos sin saña.

Mar Horno dijo...

Gracias Nicolás, días de mucho, vísperas de poco.

Maite, muchas gracias. Pude ganar el mío o el tuyo, y lo celebraremos igual. Suerte y un beso.

Elysa, la verdad es que la historia es durísima aunque está contada un poco tierna. Un saludo.

Lola, no sabes lo que te agradezco tu comentario. Si a una mujer curtida en mil batallas como tú le pone los pelos de punta, es que pone los pelos de punta. Un beso.

Arte Pun dijo...

Qué desgracia de niña. Para rematar los abusos del padre, asiste a su descuartizamiento por un colgado de la vida, y a ratos le parece divertido.
Saludos

Rosa dijo...

Como escarpias!!! Los pelos digo.
Enhorabuena Mar!!!

Besos desde el aire

Ana dijo...

Qué buen relato. Me encantó. No podemos saber qué es lo que pasa por la mente de un niño maltratado, pero tu relato nos deja pensando mucho en ese infierno.
Felicitaciones!
Un abrazo!

XAVIER BLANCO dijo...

Mar. Precioso relato, desgarrador. Como nos llevas por dos tempos, por dos caminos, del cielo, de la amistad infantil a precipicio del infierno. Ese niño enfermo y amoratado, no es mas que su fuerza, su conciencia, su no a lo inhumano. Es la venganza.
Sí Mar, precioso relato, merecedor de estar en esa antología.Tus semillas siguen germinando. Felicidades.

Susana Camps dijo...

Impresionante y doloroso. No puede dejar a nadie indiferente. Enhorabuena por tus logros, creo que muy merecidos.
Un beso.

Mar Horno dijo...

Arte Pun, el niño no es un colgado. Puede ser lo que nosotros queremos que sea. Un fantasma o aparecido. Un amigo invisible. O el propio subconsciente de una niña maltratada. Lo que queremos que sea. Un saludo.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias, Rosa y Ana. La verdad es que los niños maltratados deben vivir un auténtico infierno. Hasta dulce me parece el cuento en comparación con la realidad. Un saludo.

Xavier, es que todo se me ha acumulado. Temblando estoy ante los largos meses de invierno en sequía literaria.

Susana, qué bueno verte por aquí. Gracias por tu comentario. Pásate cuando quieras.

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Enhorabuena Mar. Me gustan este tipo de historias en las que la fantasía rompe con la lineal realidad. El amiguito pasa de ser el socorrido a salvador de Laurita en un plis plas.
Un saludo.

Mar Horno dijo...

Alberto, me gustan los héreos justicieros aunque sean como "este amiguito". Un saludo.

ESPERANZA dijo...

Mar, magnífico relato, me ha sobrecogido. Impecable prosa, enhorabuena.

Un abrazo,

Patricia Nasello dijo...

Felicitaciones!!!!!!

Mar Horno dijo...

Gracias Esperanza, tú que me miras con muy buenos ojos. Un beso.


Patricia, gracias. Me encanta que te haya gustado. Me pasaré por tu nueva casa. Un saludo.

Miguelángel Flores dijo...

Juraría que ayer dejé un comentario.

Bueno, vine a decir que me gusta ese personaje, especie de primo de zumosol, que se venga de esa manera tan tajante de los malos. Que me encanta la niña, con esa vida interior tan rica. Y decía que suelen ser este tipo de niños los que acaban teniendo un aura luminosísima cuando crecen.

Un saludo

Publicar un comentario en la entrada