lunes, 8 de agosto de 2011

Si tú no me hubieras querido


Si tú no me hubieras querido, hubiera podido terminar mi tesis, hubiera podido dormir con la luz encendida, hubiera podido tener un gato, hubiera podido viajar a Australia, hubiera podido sorber la sopa. Pero no, tuviste que quererme, y ahora, cuando el último grano de arena de mi vida se ha colado en la parte de abajo del reloj, puedo ver, a través de la mascarilla de oxígeno, cómo el médico te pone un papel delante y necesito tu permiso hasta para morirme.

(Participante en Premio Revista Eñe de Literatura Móvil 2011)

10 comentarios:

Lola Sanabria dijo...

Buenísimo. El colofón: ese permiso de él hasta para morirse. Hay que cambiar eso en la vida real.

Par de abrazos.

montse dijo...

Que alguien me enchufe una mascarilla de oxígeno, que me ha dejado sin aire....literalmente, al llegar al final. Tajante y duro.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias, Lola, muchas gracias Montse. Desgraciadamente todavía se ven dependencias así. Es verdad, hay que cambiarlo.
Un beso.

Sara Lew dijo...

Qué situación tan triste, Mar. Y ese final que te hace preguntar por qué el final tiene que ser así.
Muy buenos tus relatos. Me alegra tener la oportunidad de leerlos. Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Espero que, aunque no haya hecho algunas cosas por estar con él, hayan hecho buenas cosas juntos.
Espero (algo que contrarreste ese final)
Un beso.

Puck dijo...

Coincido en que el final es contundente pero llevo un rato dando vueltas a ese "si tú no me hubieras querido". ¿Y ella?¿también le quiso?¿por qué parece que el le ha robado la vida? si fue por amor seguramente le dio otras cosas... no sé..
Saludillos pensativos

Mar Horno dijo...

Sí, ella estuvo muy enamorada, pero renunció a muchas cosas. Muchas veces ocurre que la otra persona te absorbe tanto que vives a su sombra. A veces incluso feliz, pero a su sombra. Al final de su vida pone en una balanza su amor por él y a ella misma, sus ilusiones, sus proyectos, y ve que ha perdido. Por eso se plantea cómo le hubiera ido la vida sin él. Un abrazo Puck.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, me ha gustado mucho ese abanico de posibilidades que abres con el si no... me ha encantado. A veces un acontecimiento, un suceso se hubiese podido evitar... no, yo creo que no. Las cosas suceden y luego no vale la pena lamentarse.
Es muy buen micro.

Un saludo.

PD: Yo también participe en Relatos Eñe, me encantó.

Mar Horno dijo...

Gracias Nicolás. Otro micro mío quedó finalista. Lo puedes leer en Premios. Se llama Supongamos el envés de la historia.

Yolanda dijo...

Magistral.

Publicar un comentario en la entrada