sábado, 28 de enero de 2012

El título

y su importancia



Polisemia fonética

La hija lo oye balbucear. Corre y trae consigo a la banda municipal que toca para el moribundo su mejor repertorio. Pero el padre muere con la pena de no oler, por última vez, un ramillete de los que su Ramona metía en el cajón de los camisones.


Flor Lavanda


Este micro de "Aqua" ha pasado la primera ronda de las IV Microjustas Literaturas. El tema de esta ronda han sido las flores y éste estaba en la flor "LAVANDA". Me ha hecho reflexionar sobre la importancia del título y cómo éste, en muchas ocasiones, nos hace disfrutar dos veces, del zumo exprimido.

21 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Te acabas de quitar el disfras!!!
Ahora va a ser distinto, Aqua, ahora ya sé que me voy a caer del caballo facil facil.

Mar Horno dijo...

Que yo no participo este año Luisa. Que me ha llamado la atención este título y la doble lectura del micro con él o sin él. Un beso.

Mar Horno dijo...

Tengo la nariz un poco más larga.

Laura dijo...

¡Qué trampilla!, ...yo leyendo y pensando como Luisa que eras Aqua ....pero tienes razón Mar, en los títulos se esconden muchas reflexiones.

Un abrazote.

Patricia Nasello dijo...

Tampoco participo del concurso. Gracias por acercarme este micro extraordinario.

Feliz fin de semana, Mar!

MJ dijo...

Sea tuyo o no, Mar, este micro junto al del campo de Margaritas, es de los que más me han gustado de la primera ronda.
En este caso, el título es la clave del micro.

Besos.

Rosa dijo...

Es fantástico, mi enhorabuena a la autora sea quién sea...

Besos desde el aire

Nicolás Jarque dijo...

Mar, yo sé que participas, pero estoy con la idea que Aqua no eres tú. En mi labor detectivesca de descubriros, tu sobrenombre me suena más por otro lado.
¡Te tengo más miedo! Aunque, prefiero que me derribe alguien conocido que no un es desconocido.

Suerte.

Un abrazo.

PD: En las MicroJustas, se observa con mayor claridad la importancia del titulo. Es medio punto extra.

Sara Lew dijo...

Un micro fabuloso. Gracias por traerlo aquí para poder disfrutarlo.
Besos.

Esperanza dijo...

¡Claro! ¡como no me había dado cuenta! Con ese nombre solo podías ser tú. ¡que grande eres!

Por cierto, ¿no te has apuntado a la quedada microrrelatista del 18 de febrero en Madrid?

Besos,

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Yo no participo en las microjustas. Vamos, que ni siquiera sé cómo se llega hasta allí, por lo que no puedo opinar si eres o no la autora, Mar. Eso sí, has levantado un debate simpático al respecto.

El micro me parece formidable. Y el título es la joya más valiosa del tesoro.

Un abrazo,

Elysa dijo...

Bueno y ¿de quién es?

Juan Ojeda dijo...

Excelente micro; y tan excelente debe ser que en algún punto no importa quién fue su autor/a,,, es una belleza y a disfrutarla nomás.

Siendo la literatura un arte exclusivamente expresivo resulta emocionante cuando esa expresión toma cada centímetro de un cuento... (hasta en el título subyace la expresión).

Y que importante es el título, sobre todo que encuentre su equilibrio entre decirlo todo y no decir nada (quizás sugerir sea una clave posible, nada fácil)

Un fuerte abrazo.

Pd: La polisemia es esperanza y condena al mismo tiempo. Esperanza porque la palabra (Y por extensión la literatura) vuelve a nacer en cada nueva interpretación; y condena porque la incomprensión es un frío laberinto.

Maite dijo...

Ahhhh, así que eras tú la de "la banda" y "lavanda", debí haberlo adivinado, ese cuidado detalle del cajón...
Perfecto título, sí señora.
Abrazos!

Puck dijo...

La verdad es que el micro es genial. El título es importante. Y da para varias lecturas que te llevan de la sonrisa a la carcajada. Al menos ha sido mi caso jeje

Mar Horno dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, le trasladaré a Aqua las felicitaciones. Yo creo que es un título muy bien conseguido y un micro muy divertido a la par que dramático.

Un abrazo para todos.

CDG dijo...

No sé si lo dije en web de las justas o no...pero me encantó. Enhorabuena, sí señora.

Mar Horno dijo...

Gracias CDG, se lo diré a Aqua, que ya es asidua de este blog. Un abrazo.

Miguel Torija dijo...

Muy ingenioso y para leer con detenimiento desde luego y desde el título hasta el punto final. Haces converger sentimientos dispares pero al final lo que prevalece es la sonrisa.

Mar Horno dijo...

Miguel, yo creo que sí, que a pesar del drama prevalece la sonrisa de la equivocación de la hija, que pobre, más boba no puede ser. Un abrazo.

Ximens dijo...

Me da vergüenza decirlo. No veo el mérito, principalmente por no entender el relato. Un hombre balbucea y la hija interpreta que quiere música y lo que quiere es oler. Y el título, clave ¿?. Problema, y grave, mío, seguro.
Quizás fuera mejor no poner este comentario, pero ya es tarde.

Publicar un comentario en la entrada