martes, 10 de enero de 2012

La partida

Primer premio en Diciembre en Triple C


Imagen de DamasArt

La partida

Todos tenemos un número con el que cargamos a cuestas como si de un saco se tratase. Unas veces está lleno de algodón, otras veces de sal, otras veces de piedras. Una mañana, cuando despertó, sin memoria y sin dolor, anestesiados todavía los sentidos por los últimos retazos del sueño, la invadió una felicidad insólita. El sol de primavera, preñado de promesas, entraba a raudales por la ventana abierta. Pero de pronto se acordó. Un diagnóstico. Dos cirugías. Tres metástasis. Cuatro depresiones. Cinco pelucas. Seis meses de vida. Los malditos dados seguían dando seis.

 
Ganador del mes de Diciembre en el Concurso de Microrrelatos a partir de imagen en Triple C. Muchas gracias cofrades por vuestros votos.


 

27 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Mar, enhorabuena por el premio. La vida es un poco de suerte y mucho de esfuerzo, aunque claro sin ella las cosas se pueden torcer mucho.
Me ha gustado mucho como lo expresado.
Felicidades y a seguir así de bien.

Maite dijo...

Olé, esa es Mar Horno, ni más ni menos. Yo a todos estos premios solo les veo una pega, y es que te vas a tener que comprar una casa mayor para poder tener una vitrina donde guardar tanto mérito -merecido-
Besos

Luisa Hurtado González dijo...

Oye, chicos, ¿es esta Mar, la Mar que está en sequía creativa?
No sé.
Si no puedes comprarte una casa para todos los diplomas puedes reciclarlos, repartiendo algunos. Yo no veo mayor problema.

Un beso, Luisa.

Ximens dijo...

Esta claro que cuando salen relatos que conmueven no hay muro que lo impida. Muy acertado por tu parte el análisis de la foto de partida, con ese número seis predominante. Una reflexión, una ilusión y el tortazo final. Así se mueven los sentimiento. No me extraña que sea premiado.
¡Por fin me puse al día!

Patricia Nasello dijo...

Excelentísimo micro, Mar!!!
Sabés que coincido con tu protagonista? Creo que hay un número, para nuestro bien y /o nuestro mal.

Enhorabuena

Beso admirado

Rocío Romero dijo...

Jopé, enhorabuena Mar,
efectivamente la vida es una partida... aunque no nos guste pensar que tiene tanto de azar.
El galardón merecidísimo, pero oye, estoy de acuerdo con Luisa... cuando no sepas qué hacer con ellos, ya sabes :-)
Besos

Sara Lew dijo...

No he leído los demás micros, llevo unas semanas ausente de Triple C, pero sin duda tu relato es excelente, porque me ha emocionado, porque has sabido transmitir tanto a través de esa imagen. Mi enhorabuena, Mar.
Un fuerte abrazo.

MJ dijo...

¡Enhorabuena, Mar!
Has utilizado números y letras de un modo magistral.
Un gran micro.

Abrazos.

Cabopá dijo...

Todos los que pasamos por aquí tenemos la SUERTE de leer lo que escribes,de disfrutar diciéndote FELICIDADES de compartir ESPACIOS, de tener ventanas que miran a MAR de OLIVOSs, como el tuyo que siempre es verde como la ESPERANZA...

Tú serás una escritora...Deberías atreverte con la novela, tienes madera y no sólamente de olivo.

Mis más sinceras ENHORASBUENAS, par escribir, leer y hacer lo que te plazca...
BESICOS.

Adivín Serafín dijo...

Tu micro me dice mucho. A algunos se nos coló en casa ese número y no somos a despegarnos de él.

Felicidades.

Blogsaludos

Juan Leante dijo...

Enhorabuena Mar, sin duda te lo mereces. No hago más que sorprenderme con las últimas cosas que te leo.
Saludos cordiales.

Esperanza dijo...

Enhorabuena, Mar. Merecidísimo primer premio, estás imparable, disfruta de tu éxito. ¿ya te has curado de la ciática? te advierto que estos premios son una buena medicina.

Un abrazote, artista.

Lola Sanabria dijo...

Buenísimo el círculo que intenta esquivar el cierre que marca el final de una vida con el número seis en el dado del destino.

Abrazos de enhorabuena.

Mar Horno dijo...

Nicolás, yo, cuanto más años cumplo, más estoy convencida de que la vida es puro azar. Muchas gracias y un abrazo.

Maite, los tengo en una microvitrina, y vuestro comentarios en el corazón. Un beso.

Luisa, que sí, que estoy en sequía, que vivo de las rentas de noviembre y diciembre. Pero la llovizna va cayendo. Un beso.

Ximens, tengo especial cariño a los micros a partir de imagen. Me salen solos. El micro está ahí, sólo es necesario cogerlo con los dedos. Menuda esfuerzo ponerte al día. Espero que hayas disfrutado. Un saludo

manuespada dijo...

Eres muy buena, Mar, merecido premio, me encanta lo del numero que cada uno llevamos a cuestas, todos tenemos uno. Aunque sea una fecha o un peso, o un dato . Abrazos.

Mar Horno dijo...

Patricia, yo también, todos tenemos un número o incluso varios, rigen nuestra vida, y trazan líneas misteriosas que se cruzan, se revuelven o se alejan. Un beso.

Rocío, que soy como Gollum, todo lo quiero para mí, mío, mío, mi tesoro, ja,ja, Un beso.

Sara, es el reflejo de una realidad durísima que viven miles de personas. ¿Quién no conoce algún caso? Es imposible no emocionar. Un beso.

Mar Horno dijo...

MJ, muchas gracias por tu comentario.

Cabopá, nunca podré escribir una novela, no tengo paciencia, ni imaginación, ni tablas. Pero un libro de cuentos sí escribiré, y si es necesario lo autoeditaré aunque sea para regalarselo a mis hijas, mi familia y mis amigos. Algún día, cuando me jubile. Un beso.

Adivín, desgraciadamente, es una realidad cada vez más común. Un abrazo.

Juan, muchas gracias. Me siento muy halagada. Sólo espero que disfrutes con lo que lees. Un abrazo.

Esperanza, la verdad es que estoy bastante mejor, pero de dar saltos de alegría, la ciática se está quejando, pero ajo y agua. Un beso.

Mar Horno dijo...

Lola, es terríble mantener la esperanza cuando los dados del destino están trucados. Un beso.

Manu, tu comentario me es muy preciado, maestro. Un abrazo.

Yolanda dijo...

Muy buena la relación del número 6 del dado con la escalera de desgracias que van marcando un destino fatal. Enhorabuena por el merecido premio, Mar.

Mar Horno dijo...

Gracias Yolanda, yo me pido un 1, el 6 ni mencionarlo. Un beso.

Alberto Proset (Ojodegato) dijo...

Totalmente merecido.
No sé, no quiero estar delante el día que digas te ha vuelto la inspiración.
Un saludo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Mar! (Y van...)

Me levanto y te aplaudo. Ya he dicho dos o tres vece que me sorprende la capacidad de rescatar historias de imagenes impuestas. En tu caso, además, es excepcional.

Te aplaudo.

Mar Horno dijo...

Alberto, no rentas, no me canso de repetirlo. Desde primeros de Diciembre no escribo nada. Un abrazo.

Pedro, es verdad, las imágenes me encantan, ya me dan medio trabajo hecho. Un abrazo.

Susana Camps dijo...

Cuando entras de frente al tajo, Mar, eres increíble. Me impactan tus micros más profundos, los que tiran directo a darle a las tripas de la vida. Este me parece particularmente bueno porque arranca con ese toque lírico y casi infantil (yo veo una referencia a los cuentos de Grimm en esos sacos de sal, piedras, etc.), luego asciende al optimismo incauto y por fin cae en esa apabullante realidad que paradójicamente también llega a toque de juego, y que nos desmarca. Brutal. Y para colmo, partías de imagen ajena...
Abrazos admirados. Y enhorabuena, claro.

Mar Horno dijo...

Susana, analizas con precisión de cirujano. Menudo bisturí afilado tienes. Muchas gracias. Tu opinión me es muy importante porque tú eres una escritora como la copa de un pino y yo una aficionadilla. Un beso admirado para tí.

Armenteros dijo...

Enhorabuena Mar. Me gustó.

Mar Horno dijo...

Gracias Juan, viniendo de tí me es doblemente preciado. Un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada