lunes, 16 de diciembre de 2019

Reencarnación


El monje tibetano Nagarth siempre enseñaba a sus discípulos la historia del único hombre del mundo que recordaba todas sus vidas pasadas. Los mismos afanes,  fracasos e ilusiones se repetían en sus muchas existencias a pesar de que, en cada una de ellas, el hombre intentaba enmendar los errores. Ya al final de la última vivida, lloró sin consuelo tendido en su cama. Desesperado, abandonó la búsqueda del sentido de todo aquello. Contado esto, Nagarth guardaba un silencio elocuente.
—Maestro, ¿es que no es correcto sentir desesperación ante la certeza de representar sin libertad la misma función, una y otra vez, como en un gran teatro?
—No. Lo correcto sería sentir curiosidad por descubrir ante qué público se actúa.




Finalista de noviembre en La Microbiblioteca.

0 comentarios:

Publicar un comentario