viernes, 12 de enero de 2018

Movimientos de población

En los pueblos, la lechuza anuncia la muerte. Se posa en el tejado de algún vecino, ulula toda lo noche, y, al día siguiente, hay entierro. No falla. Conforme se hace vieja, tiene que hacer más paradas por la fatiga  y, por lo tanto, mueren más vecinos. A veces, por más que ulule, no hay difunto. Entonces los lugareños montan en cólera y exigen su muerto y su velorio. Como debe ser. Así que el vecino en cuestión no tiene más remedio que plantearse el morir aunque no tenga ninguna gana, se considere joven todavía o su cosecha de manzanas esté aún sin recoger. Inevitablemente termina yéndose al otro barrio no sin antes despotricar contra la incultura de sus congéneres y llevarse por delante de un tiro al maldito pájaro. Entonces la población se recupera y la mortalidad baja con la incorporación de una lechuza joven, más interesada en copular y cazar ratones que en presagiar óbitos. Por su parte, la natalidad siempre se mantiene gracias a un nutrido censo de cigüeñas.





Finalista de noviembre en La Microbiblioteca. Espero que os guste.

9 comentarios:

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Me gusta mucho la carga de sarcasmo que tiñe todo el microrrelato. Y me alegra leer sus letras con lo poco que se prodiga.
Enhorabuena por la mención.

Mar Horno dijo...

Gracias por tu comentario Miguel Ángel, por el contenido y por presentarte en el blog, con lo que le está cayendo o no cayendo a los queridos blogs. Un saludo

Ali Herruzo Guerrero dijo...

Genial... Mar.
Me encantó.
Alegra volver a leerte.

Gracias por compartir.
Un saludo

Mar Horno dijo...

Alicia, ¿cómo estás? Muchas gracias por visitar el blog. Me alegra que te guste. Espero verte pronto. Un abrazo.

Yolanda dijo...

La fuerza de las supersticiones y los mitos, contada por ti se convierte en magia.
Encantada de leerte. Siempre.
Besos.

Mar Horno dijo...

Yolanda, qué alegría leerte por aquí. Muchas gracias por acercarte. Un beso.

Mar Horno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuria Rubio dijo...

Aunque con un tiempecito de retraso, leo esta maravilla. Imperdonable en una fan-confesa de tus letras. Enhorabuena, Mar!
Un beso inmenso.

Mar Horno dijo...

Nuria, gracias por pasarte. Más que perdonada estás. Espero que te haya gustado. Un besazo.

Publicar un comentario