sábado, 7 de junio de 2014

Origen

Seleccionado de mayo en ENTC

En la Isla de las Mujeres destacó una por encima de todas. Olivia era gorda, espaciosa, grande como una casa. Todo en ella se mostraba redondo y colosal. Sus carnes caudalosas terminaban en unos pies pequeños siempre engarzados en deliciosos zapatos de tacón. Ella era desmedida. También su risa. Una risa elefantiásica en alcance pero cascabelina en intensidad. Cuando reía temblaban los cristales y todos sentíamos un inexplicable alborozo. Cuando comía lo hacía sin remordimientos, engullendo ingentes cantidades sin perder la exquisita elegancia en el manejo de los cubiertos. Entonces nosotros también terminábamos saciados. Su apetito solo era comparable con el hambre que sentía por la vida y sus andares voluptuosos levantaban la fecundidad de los huertos cercanos al río. Contagiados, amábamos cuando ella amaba. Pero cuando se fugó con un ingeniero francés que arribó para terminar con el aislamiento de la isla, no solo el gran puente quedó sin terminar. Ya muy lejos, instalada con su amante  en un hotelito de Loubressac, Olivia  agitó una noche sus pestañas con coquetería y un huracán perfumado arrasó  el atolón.  A los hombres se los llevó el fortísimo viento. A las mujeres ni se les movió el pelo. Bueno, un poco sí.



Texto seleccionado en Esta Noche te Cuento junto a Raquel Lozano (Piel de Retales) y Rafa Heredero. Muchos amigos entre los mencionados como Paz Monserrat, Fran Rubio, Nicolás Jarques, Towanda o Sara Lew. Enhorabuena a todos. Gracias al jurado y en especial a Jams. Es un placer estar ahí.

11 comentarios:

Mei Morán dijo...

Ya te leí en ENTC. Me gustó mucho tu mujer rolliza.
Un beso
Buenos recuerdos de Barberá del Vallés!

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Enhorabuena. En su día ya lo leí allá.

Yolanda dijo...

Gran poder descriptivo, tan grande como la protagonista, tanto como tú.
Un abrazo campeona.
Gracias por tus letras.

Pedro dijo...

Curioso

Anna Jorba Ricart dijo...

Original relato. Enhorabuena.Un abrazo.

Miguel jiménez salvador dijo...

Enhorabuena Mar, poderosa como tu Olivia.
Abrazos.

Carlos de la Parra dijo...

Enhorabuena. Las gordas también tienen derechos.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias MEI, Miguel Ángel, Yolanda, Pedro, Anna, Miguel y Carlos por acercaros a comentar y por vuestras felicitaciones. Olivias al poder... Un abrazo.

David Moreno (No Comments) dijo...

Enhorabuena Mar, que me alegra tu distinción en ENTC y más aún tu regreso a los ruedos. Fantástico.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Mar Horno dijo...

DAVID gracias, yo también estoy contenta de volver. Un abrazo.

Manuel Montesinos dijo...

Es muy bueno Mar, sinceramente enhorabuena y a seguir la racha y la escritura.
Abrazos

Publicar un comentario en la entrada