jueves, 12 de abril de 2012

Volver


Ilustración de Aurora Ruá


Logra introducirse por unos minutos en su casa por una puerta entreabierta. Todo está igual. En el patio ondea una sábana blanca que acaba de tender su madre, en el salón arde el fuego de las largas tardes de invierno, en la cocina se hornea el pastel de los domingos, en la leñera descansa el hacha del abuelo, en el huerto acaba de florecer el almendro, en el armario del dormitorio cuelga su vestido nuevo, en la calle está pintada la rayuela, en el escritorio de papá duermen sus lápices de colores. De pronto comienza a soplar un viento frío y la puerta se cierra de un portazo. Por un breve instante, recobra la consciencia en la cama del hospital, y, sus recuerdos, se van diluyendo entre la asfixia, el ruido del respirador y las agujas pinchadas en sus venas secas. Lentamente, se sumerge de nuevo en la agonía. Cerca del estertor final, mete desesperadamente la mano en un bolsillo. Encuentra una llave. Ya puede volver a casa.


Micro finalista en Minificciones en cadena de Triple C donde Esperanza Temprano ha sido  la ganadora con "El fugitivo".

34 comentarios:

Sara Lew dijo...

Volver al ansiado hogar, el último deseo...
Muy buen texto, Mar. Como siempre.
Un abrazo.

Cabopá dijo...

Es precioso, he ido recorriendo ese camino tan bien narrado...

Eres una artista con las palabras, escritora.
Besicos

Nicolás Jarque dijo...

Mar, excelente micro que refleja perfectamente lo que son los buenos recuerdos. Nunca se nos olvida.

Me ha encantado comprobar que últimamente realizas unas descripciones de los lugares que te salen bordadas. Es como sino quisiera que acabaras nunca de describir, algo muy difícil de lograr para un escritor y de apreciar para un lector. Te felicito.

A seguir así de bien.

Un fuerte abrazo.

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, "volver" bonita palabra, vuelves, regresas con estos bellos textos. Y como dice Nicolás, a tus historias, a lo que dices, cada día añades nuevas formas de decir, y el ritmo narrativo se va hilvanado a base de precisas descripciones, que son fotogramas claros y nítidos que surcan nuestras retinas. Vuelven los recuerdos, regresa la memoria en ese momento final cuando la vida se acaba. Me ha encantado esos dos planos, la placidez de la niñez y la aridez de la enfermedad. Mar has vuelto, aunque los que te conocemos sabemos que nunca te has ido.
Un abrazo.

ESPERANZA dijo...

Mar, precioso texto, era mi favorito y veo que vuelves a estar entre los finalistas de marzo en el micro a partir de una imagen.

Imparable, me quito el sombrero ante tus letras.

Un abrazote,

MJ dijo...

Es una maravilla, Mar. Bellísimo.
En esta ocasión no participé, pero llegué a tiempo de votar y mi voto fue para 'Volver'.

Un abrazo admirado.

Juan Ojeda dijo...

Siendo la descripción un campo tan peligroso en cualquier narración me parece maravilloso con la luz que lo resolvés. Son como enumeraciones de azúcar, con cadencia y ternura que atrapan delicadamente... Creo que algo así experimentan los gatos al desmadejar un ovillo de lana, lo que experimenté yo al leerlo.

Fantástico.
Brindo con mate cocido.
Un abrazo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Nunca podrás sumar lo que te aprecio, Mar. La inconsciena es probablemente el único mal que no va acompañado de aflicción.

Un beso.

Henry dijo...

Tengo miedo, he metido la mano en el bolsillo de atras y he tocado una llave. De momento no me trae ningun recuerdo, la dejaré en su sitio, para cuando me haga falta.

¡Buen micro!, ahora lo he leido con más tranquilidad y me ha gustado mucho.

Un saludo

Mar Horno dijo...

Muchas gracias a todos por comentar. Cuanto más años se cumplen más nos viene a la memoria la niñez, la protección de nuestros padres y de nuestra casa, la inocencia de los días tranquilos, el futuro por delante. Los viejos se vuelven de pronto niños y tienen una regresión más que notable. Es lo que he querido expresar, espero que os haya gustado. Un abrazo para todos.

Xesc dijo...

Volver (o irse) es un reflejo de un recuerdo o un deseo (secreto o no) que en este caso me ha llevado al lado de la cama del hospital en el que decidieron volver algunos de los últimos seres queridos que encontraron la llave.

Un beso enorme Mar. Gracias

Aurora Ruá dijo...

Un texto precioso, Mar, uno de mis "prefes" esta quincena. Besos,

Patricia Nasello dijo...

Me sumo al comentario de Aurora, Estaba entre mi favoritos, como habrás visto.
Tus textos siempre están entre mis favoritos, Mar!!!!

Beso admirado

Yolanda dijo...

Me precio de haberlo votado, porque lo merece, enhorabuena Mar, a ver cuando das el salto a la novela y podemos disfrutar tu palabra a grandes dosis. Un abrazo.

Odys 2.0 dijo...

Un relato precioso, bellamente escrito y rematado con un final sublime. Enhorabuena, Mar.

Mar Horno dijo...

Vuelvo a agradecer vuestros comentarios, me animan a seguir escribiendo a pesar de la falta de tiempo y las dificultades que tengo para concentrar mi atención en algo que no sea trabajo, casa y familia. Un abrazo para todos, sois geniales.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Este micro es un baño de imágenes formidablemente descritas, Mar.

Consigues dotarlo de un ritmo que acelera la respiración narrativa en la busqueda de un final que, siendo triste, arranca una sonrisa de placer en este lector.

Mi enhorabuena por la selección. Un trabajo muy bien hecho.

Un abrazo,

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Nunca podrás sumar lo que te aprecio, Mar. La inconsciencia es probablemente el único mal que no va acompañado de aflicción.

Un beso.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Pedro y amigo mortal. Así me gusta imaginar la muerte, como volver a casa una vez recobrada la inocencia de la infancia, allí donde nada malo puede sucederte. Un abrazo para los dos.

Laura dijo...

Digna selección Mar. Espero no llegar tarde a esta lista de comentarios para decirte que tus descripciones cortas pero perfectamente redactadas hacen volar una secuencia de fotogramas en las que puedo revivir recuerdos y ponerme en la situación de quien tenía ...la llave en su bolsillo.

Felicidades querida.

Miguelángel Flores dijo...

Qué delicia, Mar, volver para siempre. Yo estoy seguro de que se fue para eso, para volver para siempre. Esa ilustración no podía tener mejores letras.

Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Laura, una amiga nunca llega tarde. Últimamente me ha dado por las enumeraciones, espero que no se hagan pesadas. Un beso.

Miguelángel, gracias, la muerte tendría que ser eso, volver para siempre al lugar que amamos. Un saludo.

Mariángeles dijo...

Hola, Mar. Cuando comencé a leer, nunca imaginé ese final. Dulcemente triste tu micro, y muy esperanzador. El detalle de la llave que aparece en el bolsillo en el momento justo es sublime ¿Qué mejor momento que la muerte para encontrarla? Cariños, Mariángeles

Gloria dijo...

A veces la persona que lleva la llave se nos aparece varias veces en la vida y aunque intentemos prepararnos para el momento nunca lo logramos. Bello relato, casualmente he descubierto el blog y creo que tengo una llave para abrir la puerta y visitarte a menudo, saludos desde Tenerife y te doy otra llave a tí por si quieres visitar mi casa. http://gofioconmiel.blogspot.com.es/

AGUS dijo...

Me gusta mucho la alegoría que planteas, perfectamente patente desde el título. Así debería ser, ¿no?. Un regreso a esa patria feliz que es la infancia. Estupendo micro.

Abrazos.

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Mariángeles, todos quisieramos tener esa llave. Un beso.

Gloria, bienvenida al blog, muchas gracias por tu comentario. Me pasaré por tu casa, vuelve cuando quieras. Un abrazo.

AGUS, a mí me parece que la vida es un recorrido en círculo que termina donde empezó. Un abrazo.

Elysa dijo...

Enhorabuena por este finalista, Mar. Es un texto hermoso desde el título, excelente, hasta el final.

Besitos

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Elysa. Un beso.

Gabriel Bevilaqua dijo...

Mar, felicitaciones por este texto finalista, y más felicitaciones por haber quedado finalista, además, en La Esfera Cultural. El nivel de los textos era excelente, y el tuyo, sin dudas, uno de los mejores.

Saludos cordiales

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Gabriel, viniendo de tí, lo valoro doblemente. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por partida doble; por este magnífico micro para TripleC y por ese lugar destacado en La Esfera. Un beso.
Nuria

Mar Horno dijo...

Nuria, un beso, ¿qué tal?. Triple C y La Esfera siempre me dan alegrías. Como tus comentarios. Te deseo lo mejor. Un abrazo.

José Angel Gozalo dijo...

Muy bueno y a la vez muy triste. Los recuerdos siempre son un lugar donde poder refugiarse en los momentos dificiles. Enhorabuena por tu relato.

Mar Horno dijo...

José Manuel, bienvenido al blog y muchas gracias por tu comentario. Vuelve cuando quieras. Un abrazo

Publicar un comentario en la entrada