jueves, 16 de febrero de 2012

La epidemia


Siempre dormía con las ventanas del dormitorio abiertas. Por el patio de luces se canalizaban sonidos y vidas. A veces oía el repiqueteo de la lluvia o el cric-cric de un grillo perdido en el desagüe o la música clásica del nuevo vecino insomne del quinto o el suave pasar de las hojas del libro que leía Doña Flora o el rítmico succionar del bebé del matrimonio joven o el arrastrar de zapatillas del abuelo Zacarías camino del baño. E incluso hace poco, algunos versos sueltos, recitados sin pensar, de un poeta desconocido que no lograba ubicar por más que miraba los buzones. Con el paso de los días las rimas comenzaron a arañar la noche e incluso en luna llena se oían aullidos que alborotaban a los gatos del callejón y hacían zozobrar las camas de los soñadores más profundos. Aunque terminó durmiendo despierta, presa de una extraña ansiedad, no se resignó a cerrar la ventana durante el plenilunio y, sorpresivamente, uno de esos poemas aulladores terminó por morderle en el pecho y convertirla en una mujer poeta siempre hambrienta. Tuvo que salir a menudo de caza. Nadie se explica cómo se ha convertido el barrio en una peligrosa reserva de libreros en cuyas tiendas sólo se vende poesía. Ni la desmesurada proliferación de pisos en venta. En todos terminan devorándose los amantes. ¡Auuuuuuuhhhh!.


Este micro participa en:

certamen microrrelatos ventadepisos.com

51 comentarios:

Xesc dijo...

Me encantaría que se extendiera esta epidemia.

Pisos en venta no faltan, pero me da que no es por la poesía.

Abrazos y suerte

Aurora Ruá dijo...

Muy bueno, Mar, me ha gustado esta epidemia.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, ¡Qué sentido del humor más bien colocado! Me encanta como has ido desgranando las causas de porqué está esa comunidad aullando. Ojalá esa epidemia se extendiera a más lugares, aunque cambiaría o mezclaría la poesía con el microrrelato.

Me gustó mucho. Suerte para el concurso.

Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Buenísimo. Merece ganar.

Abrazos al por mayor.

Pedro dijo...

Me gusta mucho cómo vas describiendo el vecindario por los sonidos que hacen. Es estupendo, mucha suerte.

Abrazos!!

Mar Horno dijo...

Xesc, nunca se sabe. Si fuera ésta la causa no me importaría pagar hipoteca toda la vida. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Hola Aurora, ya se podía propagar por todo el mundo, en plan peste bubónica. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Nicolás, habló el maestro del sentido del humor. He aprendido de tí. Yo creo que el microrrelato es poesía sin rimas. Un abrazo.

Patricia Nasello dijo...

Gran micro, Mar.
Te deseo toda la suerte que merecés, que es la mejor.

Beso grandote

Maite dijo...

Muy buen micro, Mar. La puesta en escena, con el detalle del decorado y la ambientación ponen al lector en el sitio adecuado para ser receptor de la historia. Te deseo mucha suerte!

Sara Lew dijo...

¡Qué bueno, Mar! Bendita epidemia, dirán los libreros. Muy original. Me gusta la naturalidad con que abordas lo fantástico.
¡Mucha suerte!
Besos.

Mar Horno dijo...

Lola, me conformo con que os guste. Un besazo guapetona.

Mar Horno dijo...

Pedro, cerrando los ojos y escuchando se descubren muchas cosas interesantes. Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Este micro tan visual entra por los oídos y poco a poco posee al lector.

Me gusta esa idea de expandir una epidemia poética a mordiscos, tanto como sus efectos colaterales. Me fascinan los barrios llenos de librerías.

¡Que haya suerte, Mar!

Un abrazo,

Mar Horno dijo...

Patricia, muchas gracias por desearme suerte, con tus buenas vibraciones seguro que por lo menos, venden un piso, ja, ja. Un beso.

Mar Horno dijo...

Maite, muchas gracias, ambientar y meter al lector en un micro es muy difícil. Si lo he conseguido, me considero satisfecha. Un beso.

David Moreno (No Comments) dijo...

Muy bueno Mar, lo has puesto muy difícil con tu nivel. Suerte.
Quizá, opinión personal, pondría algún punto y aparte, no todo tan seguido.

Un saludo indio
Mitakuye Oyasin

Mar Horno dijo...

Hola Sara, habló quien pudo. Todavía recuerdo el tuyo para éste concurso, con ese piso menguante. Nivel, nivelón, veo yo. Un beso.

Mar Horno dijo...

Pedro, una historia de hombres-lobos-poetas-urbanos. No se puede pedir más. Un abrazo.

Juan Ojeda dijo...

Jaja, me parece sublime esa capacidad de humor -en un punto de reírse de nosotros mismos-... no cabe duda que bueno sería un poco de esa epidemia en respuesta a tanta enfermera con el dedo índice en el centro de los labios, enfermeras que son el mundo -a veces-,

Me encantó; ojalá que tenga un buen camino en ese concurso... sin conocer sus contrincantes estoy seguro que tiene muy buenas posibilidades.

Un fuerte abrazo.

Rosa dijo...

Me encanta Mar, me gustan estos poemas aulladores, que muerdan el corazón y que siempre se acaben devorando los amantes.
Suerte y besazos desde el aire

Miguelángel Flores dijo...

Me gusta mucho la descripción de los vecinos, Mar. Y esa conversión en mujer-poeta es genial. Mucha suerte, aunque no la necesitas, te basta con la calidad.

Abrazos

PD. Pues, mira, voy a probar a ver si se me ocurre algo...

Adivín Serafín dijo...

Mar,
espuma bordada de letras,
corazón hilarante
de pequeñas sorpresas,
muerdo tus comentarios
y te convierto en poeta.

Mar Horno dijo...

Hola David, es verdad, queda muy largo y muy compacto. Ahora que lo vuelvo a mirar si que le pondría algún punto y a parte, lo que no sé es si lo podré modificar. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Juan, muchas gracias, el concurso todavía está abierto, hasta el 3 de marzo. Os animo a todos a participar. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Rosa, no conozco mejor enfermedad que la poetitis y mejor cura que el devorarse. Un beso.

Cabopá dijo...

Es buenísimo, ese poeta sin ubicar en el buzón, habla por si solo (la imagen) es genial...

Un relato muy lírico.

Besicos

Laura dijo...

Buf ....¡qué preciosidad de epidemia poética con mordiscos incluidos!. ...me ha encantado Mar. Tengo uno escrito que, ejem, tiene poquito de poético, pero mucho de realidad ....

Me ha gustado un montón, te cautiva con tanta poesía, y esa fantasía que me ha embaucado.

Un abrazo

Isabel Barceló Chico dijo...

Una verdadera plaga, la poesía. De ahí que tanta gente la padezca y tanta la huya. Un relato genial, querida amiga. Besos.

Yolanda dijo...

...las rimas comenzaron a arañar la noche, precioso. Este micro es muy rico en sensaciones (todas las que se cuelan desde el patio por la ventana, dejan escapar retazos de vidas diferentes), el puntazo de la poesía, lo enriquece aún más. Tendrás suerte, un abrazo.

Elysa dijo...

¡Buff! clarito lo tienen los que se presenten con semejante micro. Me gusta como describes a los vecinos y esa conversión, y la epidemia de libreros. Muy bueno

Besitos

ESPERANZA dijo...

Mar ¡que bueno! ¡que bueno! ¡que bueno! lo de convertirse en mujer poeta siempre hambrienta tras ser mordida por un poema aullador me ha parecido magistral. Aplausos y felicitaciones.

Te echaremos de menos el Sábado.

Un abrazo,

CDG dijo...

Ojalá esa epidemia fuera a más. Como la del humor que destila tu relato.
Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Miguelángel anímate a participar, hasta el 3 de marzo hay tiempo. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Adivín, eres la quinta esencia del comenario. Una brazo.

Cabopá, muchas gracias, me alegra que te haya gustado. Auuuhhh. Un beso.

Mar Horno dijo...

Laura, poesía o realidad, lo importante es que nos remueva o conmueva. Un beso.

Mar Horno dijo...

Isabel, la gente cree que no, pero la poesía se contagia con facilidad vírica. Un beso, qué honor son siempre tus comentarios. Un beso.

Mar Horno dijo...

Hola Yolanda, muchas gracias por comentar. Con todos vuestros comentarios ya me siento premiada. Un beso.

Elysa, ojalá hubiera epidemia de libreros. Y que no haya cura para la epidemial Un besazo.

Mar Horno dijo...

Esperanza, ojalá pudiera estar ahí el sábado. Me muero de la envidia. Un beso y que os lo paséis de miedo.

CDG, a ver si es verdad que se propaga. Un abrazo.

Humberto Dib dijo...

Un texto que no dejó de transmitirme imágenes, me encantó.

Hay algo que siempre me pregunto, pero nunca lo expreso, ¿para qué concursar?

Un beso enorme.
HD

Mar Horno dijo...

Hola Humberto, yo también me lo pregunto, y en páginas de Blogs amigos ha habido alguna discursión que otra al respecto. A mí los concursos me proporcionan temas, fechas de entrega que me obligan a escribir, me inspiran, y una vez que tengo escrito el micro ¿por qué no mandarlo?. Un abrazo.

manuespada dijo...

Muy bueno, me ha recordado a un monólogo de Paco León pero en bonito. Paco León, convertido en Raquel Revuelta, decía que si a Spiderman le había mordido una araña radioactiva se convirtió en un superhéroe, ¿en qué se habría convertido si le hubiera mordido un caracol radioactivo? En tu caso, ya sé lo que pasaría si te muerde un poema, lo estoy deseando. Besos.

Mar Horno dijo...

Yo, puestos a que me muerdan, sin duda prefiero un poema, en todas sus variantes. Muchas gracias Manu por comentar. Un abrazo.

Ximens dijo...

Uff, un poco tenebroso. El repaso comunitario una joyita. Al final me quedan dos interpretaciones, una de lobos poetas que devoran y aman y otra que a la gente no le gusta la poesía. No sé si aciertas con este relato para la promoción de ventas de pisos (jeje). Suerte y que no te desahucien el micro.

Mar Horno dijo...

Si me desahucian siempre me quedará meterme de okupa en uno de estos pisos donde terminan devorándose los amantes. Me arriesgaré. Gracias por tu comentario Ximens.

MJ dijo...

Buenísimo, Mar. Me encantan tus letras.

Se te echó de menos en Madrid.

Un beso.

Mar Horno dijo...

MJ yo cada vez que veo fotos en los Blogs de amigos y Facebook me muero de la envidia, pero es que la fecha me venía fatal. Habrá otra ocasión, estoy segura. Un beso.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Suerte, mucha suerte. Un besote

Mar Horno dijo...

Muchas gracias MªAntonia. Otro beso para tí.

XAVIER BLANCO dijo...

Mar, no te diré que tu micro me gusta, no puede ser de otra manera, ya que me gusta todo lo que escribes.
Lo que si te diré es que tus textos siempre tienen dos elementos claros, una historia que nos atrapa y un desarrollo narrativo envidiable. Los patios de vecinos suelen ser como una orquesta de cámara, y tú nos has ido desgranando, uno detrás de otro, cada uno de los intérpretes, y cada uno de sus instrumentos, con sus matices, con sus discordancias...y consigues -como siempre- que el micro se suceda como una colección de imágenes, que quedan clavadas en nuestras retinas. Esas "rimas que arañan la noche" nos aceleran el desarrollo y nos transportan a un nuevo escenario, claro "la poesía es un arma cargada de futuro"...¿dónde esta ese barrio?..¿sabes si todavía quedan pisos vacíos?...esta noche he dormido con la ventana abierta...pero solo chirriaban los goznes del silencio...
Un abrazo y suerte en el concurso...yo en este no participo..."soy insumiso inmobiliario".

Mar Horno dijo...

Jolín, Xavier, tus comenarios siempre son mejores que el propio micro. Cuando yo abro mi ventana, también se oye silencio, a veces, es mejor oir los sonidos de la vida de los demás en vez de quedarnos solos con nosotros mismos. Mejor que no participes, porque te lo llevarías de calle. Así nos queda una oportunidad a los demás. Una abrazo.

Publicar un comentario en la entrada