lunes, 13 de febrero de 2012

El relojero

Ganador de enero en Triple C


Imagen de DamasArt


Soy el último de los artesanos del tiempo. El gremio ha ido desapareciendo con la era digital. Aún recuerdo mi taller de relojes de cuerda. Cuando venía un vecino con el suyo, limpiaba y acomodaba las ruedas dentadas a sus anhelos. Al reloj de la novia le engrasaba bien el mecanismo para que su tiempo pasara deprisa mientras esperaba a su amor. Al adolescente le cambiaba completamente la maquinaria para que disfrutara de la vida a la velocidad de su sangre nueva. Al viejo le colocaba minúsculas partículas de oro en los engranajes que entorpecieran el funcionamiento y pudiera disfrutar del poco que le quedaba. Al viudo le alojaba dos artilugios, una rápido para las noches repletas de ausencia, otro lento para los días de trabajo y dominó. Al desaparecer poco a poco aquellos preciosos relojes, el hombre ha perdido el control de su tiempo y ya no les pertenece. Esther posee el último. Uno que yo le regalé. Sus engranajes siempre están bien limpios, sus ruedas bien engrasadas. El próximo mes, mientras se mece en su eterno columpio, cumplirá trescientos años.



Primer Premio en en Concurso de Minificciones a partir de imagen de Triple C. Muchas gracias compañeros por vuestros votos.

30 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Y qué quieres que te diga. Imparable este mar.
Y tan contentos que estamos el resto de nosotros.
Felicidades, Luisa

David Moreno (No Comments) dijo...

Enhorabuena, te veo en todas partes, jejeje

Un saludo indio

Xesc dijo...

Me han entrado ganas de pedir uno de esos.

¡Ah! El tiempo...

Felicidades. Una excelente perspectiva del paso del tiempo y del control que ejercemos sobre él.

Abrazos

Nicolás Jarque dijo...

Mar, ¡Enhorabuena por el premio y por el micro! Es para enmarcarlo. Consigues sacarle todo el jugo a esta ilustración, con una historia original y con mucho sentido del humor.

Sigue así de bien.

Un abrazo.

Patricia Nasello dijo...

Aplausos, Mar!!!!
Un micro, tierno, una prosa ágil y una gran historia dan este resultado: un merecido ganador.
Beso admirado

Patricia

Juan Ojeda dijo...

Y que ganador indiscutido que debe haber sido este micro,,, además de estar preciosamente hilvanado deja una profunda mirada sobre los tiempos del tiempo y el rigor del humano entornando sus puertas, ¿Y quién ajusta el pulso del nuestro?,

Excelente.
Un fuerte abrazo!

Anónimo dijo...

Eterna melancolía, suavidad de letras, nos meces en el pasado de cada cual, y en esos momento vividos que siempre recordaremos como los más, los mejores, los que no volverán...
Oye...Mar...te pasa algo?????

Pilar

Maite dijo...

Estupendo, Mar. El tiempo siempre es un tema motivador a la hora de escribir, sobre todo porque el tiempo es vida. Besos.

Yolanda dijo...

Merecidísimo. Me encanta, enhorabuena.

Yo dijo...

El tiempo, el reloj, el artesano; El Relojero... Sin duda este cuento fue soñado, más que contado. Mi enhorabuena.

Miguelángel Flores dijo...

Enhorabuena, Mar. Si es que no puede ser de otra manera. Lindo, lindo con ese final tan mágico y bucólico. Me gustas mucho, nena, ya te lo he dicho.

Un abrazo.

Adivín Serafín dijo...

Intentaré no repetirte los mismos adjetivos, piensa que te los digo y ya está. El conocer tu blog, visitarlo y leer tus micros ha sido de lo mejor que me ha pasado, formas parte de mis blogs favoritos. Tus historias me llenan y me dan la felicidad. ¡Uich! Esa palabra seguro que te la han dicho. O sería ese de Felicidades.

Mar Horno dijo...

Luisa, a mí lo que me gusta es que estéis contentos con lo que leéis aquí. Un beso.

David, ¿en todas partes?, a ver si estoy en algún sitio que no sé. Un abrazo.

Xesc, a mí me da la impresión de que me están robando el tiempo con descaro, alevosía y nocturnidad, ¿será porque no tengo reloj de recuerda?. Un abrazo.

Mar Horno dijo...

Nicolás, estas ilustraciones de DamasArt son pura poesía, una maravilla, los micros salen solos. Un abrazo.

Patricia, muchas gracias, lo que te he echado de menos en esas minivaciones que te has cogido. Un abrazo y bienvenida.

Juan, has dado en el clavo, los tiempos del tiempo son importantes y en estos momentos son mucho más cortos, mucho más cortos. ¿Seremos nosotros los culpables?. Un abrazo.

Pilar, ¿por qué dices si me pasa algo? Ya se que no he matado, descuartizado, guillotinado a nadie desde hace tiempo pero es que me estoy dando una tregua, je,je. Un beso.

Mar Horno dijo...

Yo, bienvenida al Blog. Muchas gracias por tu comentario, es casi poético. Vuelve cuando quieras. Un abrazo.

Miguelángel, es que la imagen es así, con ese columpio con el tiempo de fondo, no podía ser de otra manera. Un abrazo.

Adivín, te llevas la palma. Nombro tu comentario el mejor de la historia del Blog. Al fin y al cabo un escritor, profesional o aficionado, es lo que persigue, a un lector como tú. Un abrazo y muchísimas gracias.

ana dijo...

Hábil relojera!! tú sí que sabes atrapar una gran historia en un breve espacio de tiempo y atraparnos a los demás...un tiempo precioso.
Gracias ,Ana

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Dado que al respecto de esta pieza sublime ya han dicho casi todo lo que se puede decir, yo apuntaré mi comentario en otro sentido.

Ahora entiendo por qué este blog se llama MAREMOTOS. Arrasa con cuanto se pone delante.

Como sigas así, te harán un guiñol en Francia y te acusarán de doping.

Un abrazo, Mar.

Mar Horno dijo...

Ana, un besito, estoy en plan melancólico total con todo lo que está pasando. Un beso.

Pedro, pero si estoy de capa caída, apenas escribo. Ojalá descubriera alguna droga que me inspirara un poco aunque me hicieran un griñol. Un abrazo y muchísimas gracias por tu comentario.

Cabopá dijo...

Estás que no paras de recibir, porque siempre antes das, das con diana certera en tus micros...

Ya lo leí, ya lo voté...
¡Cuánto me alegro de tus éxitos! Porque te lo mereces nena del mar de olivos.
Besicos

Rosa dijo...

Enhorabuena Mar!!!
Me alegro muchísimo por ti. Precioso.

Besos desde el aire

Leo Mercado dijo...

Tu texto es excelente, Mar. Vayan mis felicitaciones recontra merecidas por tamaña obra maestra. Y eso que esta vez la tenías bastante complicada con los otros finalistas, te diré.....
Beso grande.

Isabel Barceló Chico dijo...

Enhorabuena una vez más, mar. Y que tengamos otras trescientas ocasiones más de felicitarte... Un abrazo.

MJ dijo...

Gran texto, Mar, donde la imaginación y la exquisita forma de redactar van de la mano para conseguir un fantástico micro.

Un abrazo admirado.

Elysa dijo...

¡Enhorabuena, Mar! es un hermoso relato, pero la verdad es que ya no me extraño, sé cuando entro aquí que me va a gustar lo que lea.


Besitos

manuespada dijo...

Un relato precioso, como ya te han dicho, además, el tiempo es una de mis obsesiones a la hora de escribir, con lo que me ha gustado doblemente. Besos.

Ximens dijo...

Es un relato nostálgico muy bien hilvanado, distribuyendo tiempos acorde a las necesidades. Enhorabuena por el premio, coleccionista.

Anónimo dijo...

Mar, siempre recobro algo de la salud que me falta leyéndote, como si de un bálsamo se tratara. Me voy a "Maremotos" y ahí estás tú, con un magnífico texto (siempre lo son) y me das un poquito de vida.
Este micro es bellísimo, muy poético. Me encanta.Enhorabuena!
Todo el tiempo del mundo para que sigas escribiendo, para que siga leyéndote...
Un beso enorme.
Nuria.

Mª. Antonia Moreno dijo...

Buen texto, Mar. A mí, que necesito líneas y espacio para "expandirme" me admiras. Eres capaz de recrear tantas historias, tanta poesía. Un beso.

Mar Horno dijo...

Hola Cabopá, muchas gracias por tu voto. Un besazo.

Rosa, gracias, siempre estás ahí. Un beso.

Leo, muchas gracias, la verdad es que el resto de finalistas se las traía. CAsi he empatado con Esperanza.

Isabel, ojalá tuviera uno de esos relojes, desde donde el tiempo discurre de otra manera. Un besazo.

Mar Horno dijo...

MJ, gracias, espero que hayáis disfrutado con su lectura. Un abrazo.

Elysa, tus comentarios siempre me son muy queridos. Un beso.

Manu, el tiempo, a mí también me obsesiona cada vez más. Un abrazo.

Ximens, me gustaría ser coleccionista de comentarios, tengo un álbum con los más queridos. Un abrazo.

Nuria, qué alegría siempre que comentas en mi Blog. Espero que estés mejor y te voy a mandar más medicina, para que endulce las píldoras amargas que nos manda la vida. Un besazo.

Hola MªAntonia. Cada uno necesita el espacio en blanco que necesita con los mismos excelentes resultados, en tu caso al menos. Un beso.

Publicar un comentario en la entrada