viernes, 14 de diciembre de 2018

Chismes


Cuando mamá se fue, mi padre nos construyó una autómata. La intendencia de la casa era una pesadilla con siete niños y aquello resolvió desayunos, coladas, carteras, trenzas y cuentos antes de dormir. Al principio nos asustaba la rigidez de sus movimientos o sus manos frías pero, con el tiempo, nos acostumbramos. Sus besos tres veces al día a la misma hora y su sonrisa perenne nos proporcionaron la seguridad que necesitábamos. No puedo decir que la quisiéramos, pero nos sirvió. No puedo decir que papá la quisiera, pero se casó con ella. Por el qué dirán, sostuvo siempre.

Autómatas de Jaquet-Droz

I Premio del Concurso de Microrrelatos Antonio Garrido de Rincón de la Victoria. Fallo del jurado.

3 comentarios:

José Manuel Maguilla Luna dijo...

Enhorabuena Mar por este I Premio, no sé si te acordarás de mí, en la entrega de premios de Baños de la Encina el pasado año. Un saludo y a seguir cosechando éxitos.

Mar Horno dijo...

Hola José Manuel, claro que me acuerdo. Qué sorpresa que te acerques a mi blog. Muchas gracias por tus felicitaciones. Espero que coincidamos en otra ocasión. Un abrazo.

José Manuel Maguilla Luna dijo...

Hola Mar, yo también participé en este concurso de Rincón de la Victoria con dos microrrelatos. Yo sigo intentándolo, también con los microrrelatos, es mi hobby, participar en certámenes y espero publicar mi primer libro de relatos este año. Te deseo lo mejor para este 2019, saludos desde Morón de la Frontera.

Publicar un comentario