viernes, 20 de marzo de 2015

Los ojos

Finalista febrero La Microbiblioteca

Todos los "Alvarado" tienen los mismos ojos. Hombres y mujeres. Son grandes, ligeramente rasgados y de un azul grisáceo casi blanco. Cuando algún vecino viaja por la comarca y se encuentra con esos ojos inconfundibles, dice: "mira, ahí va un Alvarado". No hay equivocación posible. Hay que tener cuidado con esas pupilas. Por ejemplo, si te enzarzas en una pelea con el tercer hermano, ese que es muy alto, y de pronto miras sus ojos, puedes equivocarte y evocar el brillo apacible de los de la abuela materna. Eso hará que pierdas la refriega. O si vas a visitar a la tía senil del padre, puedes terminar declarándole amor eterno al intuir en su iris el encanto salvaje de la sobrina. Todavía se recuerda el caso del marido de la hermana mayor. Nunca supo con quien de los numerosos Alvarado había hecho el amor. Acabó ingresado en una sanatorio desquiciado por la culpa. O por la ausencia absoluta de ella.

Foto de Pilar Mariscal


Finalista de febrero en La Microbiblioteca, junto a amigos como Ernesto Ortega, Fran Rubio, Nicolás Jarque. 


9 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

¡Enhorabuena, Mar!

Es un microrrelato muy tuyo, que te agarra de la mano para guiarte por aquí, por allá, por donde tú quieras y siempre con esa sensación dulce de estar en medio de un gran micro, una gran historia.

Siempre es un placer compartir experiencia contigo.

Besos.

Mar Horno dijo...

Gracias Nicolás, veo que sigues conservando ese elegancia tuya en los comentarios que siempre es un placer recibir. Un honor compartir podio contigo. Un abrazo.

Yolanda dijo...

Y a través de nuestros ojos, quienes te leemos, tenemos asegurado el disfrute.
Grande.
Felicidades.

Mei Morán dijo...

Hola Mar,
creo que hay muchos Alvaradoso por ahí...
Felicidades por tu micro inquietante y finalista.
Un beso

ana dijo...

Enhorabuena! Es un placer leerte y disfrutar de tu agudeza...en este caso visual...Me ha gustado mucho Mar, gracias por tus relatos!

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Enhorabuena. Los asuntos de familia siempre vuelven loco a cualquiera.

Mar Horno dijo...

Gracias Yolanda, Mei, Ana, Miguel Ángel por acercaros a comentar. Siempre es un placer.

Rosa B.G dijo...

Un relato que entra por los "ojos" visualmente hablando. Me parece de lo más original. Saludos

Mar Horno dijo...

Muchas gracias Rosa por acercarte a comentar. Bienvenida.

Publicar un comentario en la entrada