jueves, 14 de enero de 2016

La muerte es un perro flaco

Seleccionado en Esta noche te cuento

La muerte es un perro flaco que deambula por los caminos. Hace unas semanas llegó al vertedero. Desde entonces se rasca las pulgas y observa a la fauna del lugar con ojos cansados. Sobre todo al hombre que siempre tararea canciones de Frank Sinatra mientras toma el sol en el tejado de su chabola. Es el psicópata que mata mujeres sólo los martes de luna llena. Ayer le regaló una muñeca casi nueva a la niña que recoge las latas en la zona norte del basurero. Esa que a veces acompaña al viejo tuerto a ejercer de limosnero. La que estuvo a punto de morir el año pasado cuando le mordió una rata. La que mejor se hubiera muerto porque detrás de una niña siempre va una mujer, y detrás de un lunes nunca va un miércoles. Al perro flaco le gusta lamer las manos de la niña pero no puede evitar gruñir cuando oye "My way" a lo lejos. Y, aunque él nunca tuvo ningún reparo para cumplir con su trabajo, piensa que hay maneras y maneras.



Seleccionado para ser incluido en la Antología de "Esta noche te cuento" de 2015 junto a textos de Paz Monserrat, Víctor Menargues, Mercedes Marín del Valle, Mar González y Ana Fúster. El tema era Frank Sinatra.

5 comentarios:

Yolanda dijo...

¡Qué maravilla Mar! Ya te lo dije allí pero no me importa repetirlo aquí, porque si lo disfruto doble, justo es que lo comente doble.
Excelente micro que nos muestra una cara amable de la muerte comparándola con ese monstruo de aspecto humano.
Felicidades por la selección, muy justa y merecida; presiento que aún le quedan otras metas que alcanzar a esta perlita.
Un abrazo fuerte.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Enhorabuena por el merecido reconocimiento. Un micro muy inteligente.
Salud.

Mar Horno dijo...

Gracias Yolanda y Miguel Ángel por comentar en el blog, que lo tengo un poco abandonado. A ver si lo remoto y sigo recibiendo visitas de amigos como vosotros. Un abrazo.

Yolanda dijo...

Ayy los blog's Mar, agonizan a manos del dicho face, en fin, yo no pienso abandonar, y menos este.

Mar Horno dijo...

Sí, los blogs agonizan, pero algunos dan todavía signos de vida. Gracias Yolanda.

Publicar un comentario en la entrada