miércoles, 3 de abril de 2013

El futuro es un reflejo

"Destellos en el cristal"


Extraños azares acechan detrás de carpas, carruseles y tómbolas de un parque de atracciones. Yo me solté de la mano y me perdí en la Casa de los Espejos cuando era pequeño. El tiempo se hizo largo allí y deambulé mientras oía voces lejanas. Me observé gordo, viejo, tuerto, flacucho, cúbico, amorfo, giboso, incluso elefante. Me rescató una vieja estrafalaria y antes de sacarme de aquel laberinto de lunas cristalinas, me regaló un espejito de bolso. —No lo pierdas, en él podrás ver por delante y no recordar nada por detrás. Así que pronto supe cuál sería mi profesión, qué zona de la ciudad se declararía urbanizable, el accidente que sufriría mi padre, con quién me casaría, el nombre de mis dos hijos y lo guapa que sería mi amante. Sin embargo, no podría asegurar que alguna vez no aumentara una dosis de somníferos, sobornara a ciertas personas o manipulara unos frenos.




La Internacional Microcuentista ha publicado su Antología de los espejos, con textos de 77 autores, llamada 
"Destellos en el cristal". 
Maravilloso. Enhorabuena a todos. Espero que os guste mi contribución.


10 comentarios:

Miguel jiménez salvador dijo...

Peligrosas las viejitas, je je.
Felicidades Mar, un abrazo

Maite dijo...

Muy bueno, Mar. Un lujazo este volumen y un regalo para alguno de nosotros.
Besazos

Yolanda dijo...

Nos gusta, nos gusta tu contribución Mar.
Peligroso el espejito.
Besos.

Nicolás Jarque dijo...

Mar, ¡Felicidades por esta antología y de paso por la de Talentura!

Estás recogiendo las semillas que plantaron tus letras. A seguir así.

Los espejos pueden ser una arma peligrosa dependiendo en que manos se manipule.

Abrazos.

Mar Horno dijo...

MIGUEL, bienvenido y muchas gracias. Lo que pasa en un parque de atracciones queda dentro del parque de atracciones. Un abrazo.

MAITE, yo ayer ya leí unos pocos y la antología es maravillosa. Un abrazo y gracias por acercarte a comentar, que yo no visito últimamente a los amigos.

YOLANDA, ya quisiera yo ese espejo. Un beso.

NICOLAS, qué alegría tenerte siempre por aquí. A veces somos nuestro propio espejo. Muchas gracias por comentar siempre.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

¿ Quiénes somos ? Hay quien piensa que uno es una pluralidad de yoes, que uno es muchos, que uno no es, pues, uno. Basta mirar un haz de fotos de diferentes momentos de nuestro pasado, no tan lejano, para caer en la cuenta de ello. Qué tengo que ver hoy con el hombre que mira a la cámara, con su sensibilidad y sus sentimientos, con sus pensamientos y sus deseos. Qué tengo que ver yo con el hombre que fui hace diez horas guardando silencio ante la mujer que amo. Somos una colección, un cementerio de yoes.
Hasta hace una semana pensaba que uno es uno, un centro permanente y estable, un invariable núcleo revestido de accidentales y cambiantes rasgos. El mismo abaníco de fotos sirve para probar esa idea. Es mi peculiar gesto el que tiene, ya, ese niño. Qué estúpido fui, yo, al hundirme en el silencio, al refugiarme en él, ante el reto y la llamada de la mujer que admiro. El mismo yo estúpido entonces reconoce y se duele de la estupidez ahora. Si uno no fuera el mismo, qué me importaría la necedad de otro supuesto yo, de qué me serviría equivocarme...
No lo sé, no lo sabe ella tampoco. Quizás uno sea muchos, pero hay unos más unos que otros. Lo que quiere decir: pasamos por muchas sensibilidades y sentimentalidades, pero queremos más unas que otras. Nos miramos en muchos espejos, pero las imágenes que nos devuelven no nos son iguales. Nos gustan más unas que otras. Nos reflejan mejor unos que otros, los espejos. Hay espejos más fieles y más mentirosos.
¿ Por qué decir que este espejo es mejor, que esta imagen más fiel, que esto yo que soy ahora es más auténtico ? Porque se ha sido los otros y ese ser nos da el conocimiento. Sólo quien se ha mirado en dos espejos puede elegir la mejor imagen...
¿ Pero quién es el yo que elige la imagen fiel en el mejor espejo ? Hay quien piensa que somos una colección, un cementerio de yoes empujados hacia el abismo del olvido...


Un abrazo fuerte.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Enhorabuena, Mar, por estar ahí (algo de lo que podíamos tener la certeza) y por el micro estupendo con el que estás!

A mí me da mucha alegría saber que mis letras comparten ese espacio con las tuyas.

Un abrazo,

Laura dijo...

Preciosa contribución Mar, me gusta y creo que ese librito es una pequeña joya. Me queda descargarlo pero lo leeré con atención de nuevo. De momento me voy quedando con las semillas que cada uno de vosotros habéis publicado en vuestros blogs.

Un besote y mucha suerte para tu nueva andadura literaria.

Mar Horno dijo...

AMIGO MORTAL, qué razón tienes, muchos espejos y muchos yoes pasan por nuestra vida. Aunque yo me quedaría sólo con algunos, aunque los demás me hacen como soy ahora. Un abrazo y gracias por tu maravilloso comentario.

PEDRO, yo creo que es al revés, que yo soy la encantada de estar junto a vosotros en esa antología de los espejos.

LAURA, hola, qué alegría verte en mi blog, a mí me queda la mitad y faltan muchos de vosotros, pero es una maravilla, para leer y releer. Un beso.

Juan Esteban Bassagaisteguy dijo...

Excelente. ¡Qué buen final! Me encantó.
Saludos...

Publicar un comentario en la entrada